Una treintena de militares de la USAC llegan al Cuartel Sancho Ramírez a partir de hoy

Todo listo para que el cuartel Sancho Ramírez reabra sus puertas este martes, 2 de enero, con una Unidad de Servicios del Acuartelamiento compuesta por 30 militares en total, entre los que se cuenta un comandante que ascenderá a teniente coronel. Se trata de una unidad avanzada para poner a punto las instalaciones de cara a la puesta en marcha de los servicios del complejo militar cuando esté a pleno rendimiento entre 2019 y 2020 con entre 600 y 700 militares, como anticipó la ministra de Defensa María Dolores de Cospedal en su visita a Huesca el pasado 15 de diciembre.

Durante el primer trimestre de 2018 se sacará la oferta de plazas definitivas. Según datos recogidos por esta redacción, algunos de los militares que estuvieron en Huesca han mostrado su deseo de regresar a Huesca.

El segundo paso será la publicación en el Boletín Oficial del Estado, confirmando la llegada a Huesca de la División Castillejos. Al frente de la División, como ya se conoce, se encuentra el general de división Fernando García González-Valerio, originario de Graus y nacido en Barbastro, que se desplazará al Sancho Ramírez con su Estado Mayor, desde el acuartelamiento Teniente Muñoz Castellanos, en la zona oeste de Madrid, en la avenida Extremadura. Una vez publicado el Decreto, deberán salir las condiciones de traslados para venir a Huesca para el personal de tropa y, sobre todo, para los mandos.

La llegada de la División Castillejos conllevará el traslado a Huesca de un número importante de militares, gran parte de los cuales serán mandos: oficiales y suboficiales. Muchos de ellos ya han empezado a interesarse por el precio de las viviendas y alquileres en Huesca. La USAC que en su día apoyaba al Sancho Ramírez con 50 personas militares mandadas por un teniente coronel, además de doce civiles, vuelve a activarse.

Comentarios