Una Nochevieja sin cotillón en Huesca, pero con una oferta variada

Por primera vez en casi veinte años, la capital oscense echa en falta un cotillón como el que en los últimos años realizaba la Peña ‘Los que Faltaban’ en la plaza de toros. Y es que este año expiraba el contrato de gestión de la plaza taurina para Albahaca y Plata, que colaboraba con dicha peña para la organización de este acto festivo. En esta ocasión la peña debía asumir en solitario los costes y la tramitación administrativa por lo que descartaba hacerlo (habría sido el cuarto año consecutivo). Esta tesitura beneficia a los bares de noche de la ciudad, que sí organizan sus propias fiestas de cotillón.

Desde el Ayuntamiento apuntan que aunque haya expirado el contrato de gestión de la plaza taurina, este espacio está disponible para su alquiler para organización de eventos. No obstante, indican que estos actos deben ajustarse a lo que establece el Decreto de Espectáculos de Aragón, que obliga a la dotación de personal de vigilancia en función del aforo del espacio.

La tradición de los cotillones de Nochevieja se remonta al año 1999 cuando el Ayuntamiento oscense comenzó a organizar en el Palacio de los Deportes. Con el paso de los años, la demanda de este tipo de fiestas fue descendiendo. Las peñas recreativas de la ciudad fueron tomando el relevo para organizar sus propias fiestas, aunque en los últimos años solo Los que Faltaban la mantenía.

La actual oferta de fiestas de cotillón en establecimientos privados trata de llegar a un público amplio y variado, aunque cabe recordar que cada vez están más en boga los viajes a otras ciudades y los alojamientos en casas rurales del Pirineo. En cualquier caso, hay muchas y muy variadas opciones para terminar el año en la provincia, y comenzarlo con buen pie tras una noche de diversión.

Comentarios