La fiesta del Santo Cristo de los Milagros abre el año nuevo en la catedral de Huesca

El año 2018 ha comenzado para la Diócesis de Huesca con una de sus fiestas más populares, la del santo Cristo de los Milagros, a la que se han sumado cientos de oscenses. La jornada ha contado con dos eucaristías centrales, a las 9.00 horas y a las 18.00, señaladas por el traslado de la imagen desde su capilla hasta el altar mayor primero y por el cierre, durante el que el santo Cristo ha sido devuelto por el obispo, don Julián Ruiz, al lugar donde permanece todo el año, y dos más celebradas durante toda la mañana, a las 10.30 y a las 12.00 horas.

En todas ellas ha cobrado protagonismo la cofradía del Santo Cristo de los Milagros y de San Lorenzo Mártir de Huesca puesto que ha escenificado el cambio de prior. Rafael Lacruz ha cedido el testigo a Antonio Used, de manera simbólica, y ambos han portado la imagen hasta el altar mayor escoltados por varios cofrades portando cirios rematados con cruces y faroles. Allí, Used la ha colocado sobre la peana desde la que el santo Cristo de los Milagros ha sido observado y venerado durante toda la jornada hasta su cierre, durante el que la cofradía ha acompañado al obispo a devolverla al camarote de la capilla.

La primera eucaristía ha estado presidida por el deán de la catedral de Huesca, Juan Carlos Barón, y ha contado con el acompañamiento musical del maestro de capilla, José María Aso. Ha asistido la junta directiva de la cofradía oscense, que consta de 24 miembros, así como una representación de la cofradía del Santo Cristo de los Milagros y San Vicente Ferrer de Graus, puesto que se encuentran hermanadas.

Barón ha hecho referencia durante la misa al nuevo año, “que ha de traer felicidad para todos. Necesitamos palabras cálidas que nos expresen felicidad y esperanza para construir el ánimo interior”. Además, ha pedido por que el santo Cristo de los Milagros “nos sostenga, anime y su presencia sea un aliciente en este día a día para que nuestro tiempo sea de Dios y vivamos su esperanza”.

El cargo de prior de la cofradía tiene carácter anual y Rafael Lacruz se mostraba, esta mañana, “emocionado” y cree que ha “cumplido con lo establecido. Hemos realizado las tareas de la cofradía con el acto de hoy la Novena del mes de septiembre y hemos participado en las fiestas de San Lorenzo, Salas y Cillas además de la procesión del Viernes Santo de la Semana Santa”.

Antonio Used, prior para este 2018, lleva tres años como miembro de la cofradía y asume esta responsabilidad con “alegría, ilusión y emoción, espero que todo sea como lo ha hecho. Me han saltado las lágrimas cuando Rafael me ha pasado el santo Cristo. Me ha parecido un poco pronto, pero había que entrar”. La elección se lleva a cabo a partir de una terna en función del tiempo que se forma parte de la junta directiva y, por turnos, se designa el nombramiento. Cuenta con unos 1.200 cofrades y es por ello la más numerosa de la provincia.

Por la tarde, y presidida por don Julián Ruiz, al que ha acompañado el vicario general de la Diócesis de Huesca, Nicolás López, la eucaristía ha tomado el carácter de Solemne Pontifical de acción de gracias al santo Cristo de los Milagros. La catedral se ha llenado de fieles para asistir a la celebración, asimismo, de la festividad de santa María, Madre de Dios, y para pedir su intercesión. Durante su homilía, don Julián Ruiz ha subrayado que “en contacto con Jesucristo, recibimos un verdadero derroche de luz que nos devuelve la serenidad y nos invita a vivir y a caminar de manera renovada. La luz de la fe nos ayuda a dar el siguiente paso, y así muchos más, el paso decisivo, el de cada día y luego se añadirán otros más”.

Comentarios