El Gobierno de Aragón destina 1,8 millones de euros para la compra de terrenos que ampliarán el Cuartel Sancho Ramírez

El alcalde de Huesca, Luis Felipe, se reunía este miércoles en el Ayuntamiento oscense con el presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán, para abordar temas de interés para la ciudad, como el futuro del acuartelamiento Sancho Ramírez.

Lambán señalaba que el Gobierno de Aragón va a apoyar al consistorio oscense con una cuantía de 600.000 euros, de manera plurianual, durante 3 años, para la compra de los terrenos que se encuentran detrás del cuartel Sancho Ramírez. Hace pocos días se conocía la noticia de su reapertura y este martes abría sus puertas con la llegada de 30 militares de la Unidad de Servicios del Acuartelamiento, para poner a punto todas las instalaciones del complejo militar.

Defensa solicitó la cesión de 8 hectáreas de suelo situadas detrás del cuartel, de los que alrededor de 30.000 metros cuadrados son de particulares, por lo que se estaba negociando su compra. Por ello, el Gobierno de Aragón se ha comprometido a asumirlo.

Felipe acogía de manera muy positiva esta noticia que va a ser muy importante para la ciudad. Asimismo, reconocía también que "Huesca tiene que estar a la altura, por lo que hay que mejorar todos los servicios públicos", ya que el Sancho Ramírez se convierte en el segundo cuartel del Ejército de Tierra más importante del país.

El Cuartel Sancho Ramírez

El acuartelamiento acogerá la División Castillejos, una de las dos divisiones que tiene el Ejército de Tierra español, trasladará al Sancho Ramírez su Cuartel General, que ahora tiene su sede en campamento en Madrid. En el cuartel de Huesca se ubicarán además el batallón del Cuartel General, un batallón de transmisiones, un centro de comunicaciones y una unidad de servicios de nueva creación llamada Sancho Ramírez.

El Ayuntamiento ha donado más de la mitad de los terrenos que son necesarios para ampliar el cuartel (en 1946, cuando se edificó el cuartel, la ciudad también cedió la mitad del suelo). Ya han elaborado un decreto e iniciado el expediente.

El resto del terreno necesario pertenece a particulares, con los que está negociando el Ayuntamiento. Defensa ha solicitado la cesión de 8 hectáreas de suelo situadas en la parte trasera del cuartel. Se trata de un suelo destinado a equipamientos en el Plan General de Ordenación Urbana. Del total, 33.000 metros cuadrados pertenece a particulares, con los que se está negociando para su compra. El pago se hará de forma plurianual y el Gobierno de Aragón se ha comprometido a asumirlo aportando 600.000 euros durante 3 años.

Está previsto el traslado a lo largo de 2019 y 2020. Una unidad avanzada, formada por 30 militares, trabaja desde hoy en volver a acondicionar las instalaciones que fueron clausuradas el 31 de diciembre de 2016.

Para acondicionar las instalaciones es necesaria una inversión de 10 millones de euros. Se ha calculado que la reapertura tendrá un impacto económico aproximado de 25 millones de euros al año, el triple de lo que suponía el anterior acuartelamiento.

Comentarios