Preocupa entre los empresarios la estacionalidad, pero hay satisfacción por las cifras del paro, contratación y afiliación

Los empresarios altoaragoneses ven con optimismo las cifras del desempleo del pasado mes de diciembre, que deja un descenso mensual en Huesca, al igual que en Aragón y en España. Por su parte, desde CEOE Aragón cree que profundizar en un entorno regulatorio y fiscal más favorable a la actividad empresarial facilitará que continúe esta tendencia.

La mayor caída en la provincia está vinculada sobre todo a la contratación estacional en las actividades de turismo y comercio, lo que supone un punto de preocupación en CEOS-CEPYME Huesca.

Desde la patronal altoaragonesa se recuerda la importancia de la bajada interanual, puesto que se acumulan 52 meses consecutivos de descensos en la provincia. Según la EPA del tercer trimestre de 2017, Huesca es la provincia aragonesa y española con menor tasa de paro, con el 6,2%, frente al 10,5% de Aragón y el 16,4% de España.

El descenso mensual del desempleo se sitúa en servicios, agricultura y en el colectivo de sin empleo anterior. Sin embargo, las cifras interanuales dejan caídas en todos los sectores, destacando el fuerte descenso porcentual en construcción.

También se considera muy positvio el aumento mensual de la afiliación a la Seguridad Social en la provincia, mayor que el conjunto de Aragón y de España, y con 49 meses consecutivos de crecimiento interanual. Por lo que se refiere a la contratación, hay un aumento mensual de nuevos contratos en la provincia, frente a la caída en Aragón y en España.

Por su parte, CEOE Aragón considera que los datos de diciembre reflejan nuevamente la tendencia positiva del mercado laboral aragonés y español, que se prevé que continúe de forma acompasada con el crecimiento del PIB en los próximos meses. Para ello, es fundamental la estabilidad política y social, necesaria para eliminar incertidumbres y favorecer tanto la inversión como la contratación. Igualmente, resulta preciso ahondar en actuaciones que conformen un entorno favorable para la actividad empresarial, facilitando tanto su adaptación a los ciclos económicos y demandas del mercado como su crecimiento. Entre estas áreas de actuación se encuentra la elevada fiscalidad, la normativa en multiplicidad de ámbitos que afectan a la empresa generando una excesiva burocracia y costes asociados a ella.

Es, así mismo, importante favorecer la inversión en I+D+i y la internacionalización, al igual que la moderación salarial acompasada a la evolución de los distintos sectores y empresas.

Comentarios