Las fiestas de San Antonio Abad y la Matacía del Cerdo vuelven a ir de la mano

Por segundo año consecutivo, la Asociación de Vecinos del Barrichós, Los Tres Sabores de la Longaniza de Graus, la cofradía de San Antonio Abad y el Ayuntamiento de Graus suman esfuerzos para realzar las dos fiestas que se celebran en enero en Graus, por un lado, la festividad de San Antonio, y, por otro, la fiesta de la matacía del cerdo. Ambas tendrán lugar el sábado 13.

La fiesta de la matacía, de la que se cumplen diez ediciones, se desarrollará en en la placeta Fantón, desde las 11 hasta las 14 horas y contará con tres actos distintos: la matanza del cerdo (rustido con aliagas, lavado con tosca, colgadom del tocino y despiece), el mondongueo (preparación de las sopas de pan para las tortetas y escaldado, preparación de la masa para las torteas negras, amasado y cocción en el caldero) que incluirá taller para niños, y, la comida a base de magras adobadas, chorizo a la brasa, ajaceite, pan, vino y macedonia de frutas. El precio será de 5 euros.

La fiesta de la matacía coincidirá con la celebración de San Antonio Abad que, como es habitual, constará de misa de hermanos, bendición de animales y la llega, que realizarán los cofrades por las calles de Graus, ya por la tarde se celebrará la tradicional subasta. La cofradía retomará los actos el 17 de enero, día de San Antonio, con misa y reparto de torta y vino. Cabe recordar que la de San Antonio era la segunda fiesta local de la villa.

La Asociación de Fabricantes de Longaniza de Graus colabora, desde hace varios años, con la fiesta de la matacía pero, desde la pasada edición, el apoyo es más continuo con objeto de evitar que esta tradición, la de la matacía, se pierda. Los niños volverán a ser protagonistas de esta fiesta, puesto que, se desarrollará un taller en el que podrán conocer en qué consiste la matacía y además elaborarán tortetas.

Como el año pasado, la placeta Fantón se acondicionará con mesas y sillas, para que las personas que coman allí, se encuentren más cómodas y también se acondicionará el edificio de sindicatos, con mesas y sillas, para aquellas personas que prefieran estar en un local cerrado y no en la calle.

De esta manera, una tradición, que casi ha desaparecido ya de las casas, permanece en la memoria de quienes la conocieron y es descubierta por quienes la desconocen.

No se descarta seguir apostando por esta fórmula con el objeto de dar realce a las dos citas festivas que Graus tiene en enero, la de San Antonio y la matacía del cerdo.

Comentarios