Joaquín Irigoyen: "Intentaremos que parte del beneficio del salto de Lafortunada-Cinqueta revierta en el territorio"

Los municipios que acogen en su territorio las instalaciones del salto hidroeléctrico de Lafortunada-Cinqueta, Tella-Sin, Plan y San Juan de Plan, van a luchar por que la nueva concesión del aprovechamiento hidroeléctrico prevea que parte de los beneficios generados reviertan en el territorio. Se calcula que el salto tiene una producción anual valorada en más de cuatro millones de euros.

“Intentaremos que parte del beneficio del salto de Lafortunada-Cinqueta revierta en el territorio. Nuestra principal arma para convencer al Gobierno de España es que tenemos razón”, manifestaba el secretario del Ayuntamiento de Tella-Sin, Joaquín Irigoyen, que expresaba que en un primer momento, la reversión de la concesión del salto al Estado no beneficia al municipio.

“Mientras una empresa explota el servicio, el municipio recauda los impuestos correspondientes. Sin embargo, cuando lo gestiona el Estado a través de la Confederación Hidrológica del Ebro, está exento de pagar impuestos”, explicaba. No obstante, la reversión del salto supone “una oportunidad” para los municipios en cuyo territorio están ubicadas sus instalaciones.

La reversión del aprovechamiento llega con once años de retraso, ya que se debió ejecutar el 12 de julio de 2007, cuando se cumplían los 75 años desde la fecha de la concesión del aprovechamiento.

El Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente emitía a finales de diciembre una resolución que extingue el derecho de aprovechamiento de un caudal de 12.000 litros/ segundo de aguas públicas concedido a la compañía eléctrica Endesa Generación y lo revierte al Estado. La Confederación Hidrográfica del Ebro cuenta con un plazo de seis meses para promover un concurso público y se le otorga una autorización especial para gestionar el salto durante dos años, “tiempo suficiente para la resolución del concurso de adjudicación “, señala la resolución ministerial.

En este tiempo, el Gobierno de España se encargará de redactar las condiciones de la nueva concesión. Es en este proceso en el que los municipios de Tella-Sin, Plan y San Juan de Plan intentarán introducir sus peticiones.Se trata de la cuarta reversión al Estado, después de la Pueyo de Jaca, en 2013, y el año pasado le siguieron los aprovechamientos de Barrosa, en Bielsa, y Campo.

Comentarios