La Fundación “Ramón Acín” se queja por la utilización política de las Pajaritas

La réplica de la escultura de Ramón Acín “Las Pajaritas” que se ubica en el barrio del Clot en Barcelona, está siendo estos días víctima de las pintadas de defensores y detractores del independentismo. Pintadas de amarillo primero y repintadas después, el ayuntamiento trabaja para dejarlas en perfecto estado. La Fundación Ramón Acín se mostraba molesta por este acto que empaña el espíritu con el que fueron concebidas por el artista oscense que, además, tuvo siempre una estrecha relación con Cataluña.

Como un ‘involuntario campo de batalla’ define la prensa catalana el acto de vandalismo que ha convertido a las esculturas en el escenario donde representar la batalla entre detractores y afines al independentismo. El nieto de Acín, Ramón García-Bragado, explicaba que la Fundación que lleva el nombre de su abuelo, se mostraba decepcionada por esta instrumentalización de Las Pajaritas, aunque agradecía la rápida respuesta del ayuntamiento barcelonés.

La rambla del Clot donde se ubican dos esculturas de Las Pajaritas en ambos extremos, formó parte del nuevo urbanismo ante la llegada de los Juegos Olímpicos a la ciudad condal. Curiosamente servía de nexo de unión entre las calles Aragón y Guipúzcua y como era habitual en la transformación urbanística de ese momento y bajo el epígrafe de ‘arte público’, los vecinos elegían el tipo de escultura. Querían una paloma de la paz y cuando el arquitecto, el también oscense José Antonio Acebillo les propuso Las Pajaritas, aceptaron de inmediato.

REGALO DE BODAS

Pero todo empezó cuatro años antes con la exposición en 1988 en Huesca de la obra de Ramón Acín y la cesión posterior de la Diputación Provincial y el ayuntamiento oscense de los derechos para poder realizar réplica de las mismas

La exposición de Huesca se trasladó un año después a Barcelona y obtuvo un éxito absoluto, allí los barceloneses conocieron más a fondo la figura de Acín y toda su trayectoria hasta el fin de su vida, fusilado en 1936 al inicio de la contienda civil española. Pedagogo, humanista, artista y anarquista, su nieto reconoce que su abuelo entendería la situación que se está viviendo en Cataluña.

Las Pajaritas catalanas tienen en una placa escrita la Declaración de los Derechos del Hombre en homenaje a Acín y a la lucha contra el fascismo y la intolerancia y en otra placa el nombre del parque oscense y la fecha en la que se ubicaron. Como dato curioso del apego que en estos más de 25 años se ha generado alrededor de Las Pajaritas, el concejal de distrito encargado de realizar las bodas civiles regalaba a los novios una réplica de la obra de Ramón Acín.

Comentarios