Prioridad presupuestaria para quienes más dependen de la agricultura y tienen vinculación con el medio rural

El presupuesto consolidado del Departamento de Desarrollo Rural y Sostenibilidad (incluyendo al Instituto Aragonés del Agua y al INAGA) para 2018 asciende a casi 788 millones de euros, lo que supone un incremento del 2,86 %. Esta cifra se logra con un incremento de 22,8 millones de euros de fondos propios autonómicos hasta alcanzar los 250 millones, lo que se traduce en una subida del 10,05 %.El consejero resaltó que los objetivos y prioridades de su departamento siguen poniendo el acento en mejorar la renta agrícola y rural de quienes mayor vinculación tienen al mundo rural y a la agricultura familiar, y que más contribuyen a su mejora y sostenibilidad económica, social y ambiental.

Con el aumento del presupuesto de 2018, no solo se recupera la reducción experimentada en 2016 con respecto a 2015, sino que incluso se supera el presupuesto de 2015 en 13,73 millones de euros, ya que había contado con 774,25 millones.

Al mismo tiempo, el consejero ponía el énfasis en la ejecución presupuestaria que en 2017 representó el 100,30% del presupuesto inicial aprobado en su departamento. La cifra de ejecución más elevada en el periodo 2012-2015 fue de 751,45 millones en 2013, mientras que en 2017 hay acreditada una ejecución de 768,37 millones. “Lo que demuestra que el actual Gobierno está destinando más fondos a la agricultura, al desarrollo rural y al medio ambiente que en la anterior legislatura”, señalaba Olona.

Para el consejero, “la equiparación de la renta de quienes se dedican a la agricultura sigue siendo la deuda pendiente de la Política Agraria y la falta de empleo y servicios lo que despueblan el medio rural”. A lo que hay que sumar “los grandes retos relacionados con el ciclo del agua, la biodiversidad, los montes, los residuos, el cambio climático y la educación ambiental, que afronta nuestra Comunidad”.

Comentarios