5'3 millones para centros de salud de Huesca, Binéfar y Barbastro y la remodelación de Urgencias del San Jorge

Los presupuestos del Departamento de Sanidad para 2018 cuentan con 5’3 millones de euros destinados a inversión en infraestructuras en la provincia de Huesca. El Consejero de Sanidad, Sebastián Celaya, detallaba sus cuentas en la Comisión de Hacienda de las Cortes de Aragón, explicando que el presupuesto global crece un 5’4% hasta alcanzar los 2.000 millones de euros.

El capítulo de inversiones del Salud se mantiene estable con respecto al año anterior con 31,1 millones de euros. En la provincia de Huesca destina partidas específicas:

Reforma Urgencias del Hospital San Jorge Huesca (600.000 euros).

Nuevo centro de salud Los Olivos de Huesca (2.000.000 euros).

Nuevo centro de salud de Binéfar (2.000.000 euros).

Proyecto del nuevo centro de salud Perpetuo Socorro de Huesca (150.000 euros).

Ampliación del centro de salud de Barbastro (550.000 euros).

Celaya detallaba también que las acciones a desarrollar con este presupuesto se basan, principalmente, en tres líneas estratégicas: la equidad, la estabilidad en el empleo y la gestión eficiente de los recursos públicos.

El incremento del presupuesto, a grandes rasgos, se localiza en la Dirección General de Salud Pública, donde hay un millón más para vacunas y medio más para mejorar programas de promoción de la salud; en la Dirección General de Asistencia Sanitaria, que cuenta con 5 millones más para conciertos; y en el Servicio Aragonés de Salud. En este caso, el mayor incremento se destina a personal -30 millones más- y a gastos corrientes en material y suministros -65 millones más.

Equidad en el acceso

En cuanto a la equidad, una de las líneas prioritarias del Departamento para mejorar la accesibilidad a las prestaciones y servicios públicos, se va a invertir en la mejora de las infraestructuras, como el nuevo Hospital de Alcañiz o el centro de salud en Binéfar; y en una apuesta clara por la Atención Primaria, dotando a los equipos de mayor flexibilidad, más autonomía –potenciando la figura del coordinador de centro-, y más capacidad resolutiva. En este último punto, se actualizará su cartera de servicios y se continuará con la formación en ecografía con el propósito de que todos los centros mejoren su capacidad diagnóstica. Para todo ello, el presupuesto prevé una inversión de 2.5 millones de euros.

El consejero también ha apuntado que el Departamento está trabajando en la creación de una Historia Clínica Electrónica en toda la red de centros que “nos permitirá priorizar las actuaciones orientadas a la continuidad asistencial y su conexión con las necesidades de información de Salud Pública”.

Además, según ha expuesto Celaya, “estos presupuestos nos van a permitir concluir la extensión del Programa de Atención al Paciente Crónico Complejo y seguir apostando por la Salud Mental”. Así, el Plan de Salud Mental aprobado a finales del pasado año, contenía nuevas acciones a las que se van a destinar dos millones de euros para contratación del personal necesario. Y, desde el punto de vista de infraestructuras, en este ejercicio finalizará la nueva unidad de Psiquiatría del Miguel Servet, con 1.350.000 euros presupuestados, y se rehabilitará el pabellón San Juan, obra que va a comenzar de manera inminente y que cuenta con dos millones de euros.

Estabilidad y gestión eficiente

En cuanto a la estabilidad y consolidación en el empleo público, Celaya ha recordado que el Salud ha puesto en marcha una serie de medidas entre las que destacan las diferentes ofertas públicas de empleo, que suman más de 5.000 plazas.

La tercera línea estratégica que ha abordado el consejero de Sanidad es la gestión eficiente de los recursos públicos mediante unos presupuestos cada vez más realistas. En este sentido, se incrementa 65 millones el capítulo II del Salud (gastos en bienes corrientes y servicios), como se viene haciendo desde 2016 para ajustarlo a las necesidades reales de consumo de los centros sanitarios.

Además, se establecen unas bolsas de actuaciones para cubrir las necesidades de los centros de Primaria y Especializada que, en total, suman ocho millones de euros. Este capítulo de inversiones se completa con los 2,5 millones destinados a inversión en media tecnología y sistemas de información.

OPOSICIÓN

Por parte del PP, Carmen Susín ha criticado que “una vez más a las palabras no le acompañan los hechos pese al incremento presupuestario”. En su opinión, “hay incapacidad para implementar las inversiones”, “carencia selectiva de especialistas fuera de Zaragoza” y “abandono de la sanidad rural”.

La socialista Olvido Moratinos ha calificado como “buen presupuesto” el contenido expuesto por Celaya. “Desde las primeras cuentas de este Gobierno, la materia sanitaria ha tenido prioridad absoluta para paliar los recortes y asentar el sistema público”, ha expresado la representante del PSOE.

La diputada de Podemos Itxaso Cabrera ha considerado que “estos tampoco son los presupuestos que desearíamos para la Comunidad”. En su opinión, “al menos se apuesta en cifras por revertir los recortes de anteriores ejecutivos” pero “vende el actual vende mucho cartón piedra y no ejecuta”.

Desde el PAR, Berta Zapater ha estimado que “los presupuestos más que realistas son tristes”, porque, según su valoración, “los datos demuestran que hay más millones, pero que no hay gestión, ni mayor inversión”. Otra de las consideraciones de esta diputada ha sido que los 32 millones más dedicados a personal “no son suficientes, puesto que en 2017 hicieron una modificación de 50”.

Susana Gaspar, portavoz en esta Comisión del Grupo Ciudadanos, ha calificado estas cuentas de “continuistas”, ya que, en su opinión, “replican políticas ya fracasadas”.

“En tres ejercicios hemos ganado 412 millones”, ha puesto en valor la representante del Grupo Mixto en esta Comisión, Carmen Martínez (CHA). “Si queremos ganar en el derecho al bienestar social hace falta que, con premura, empecemos a hablar de cuánto dinero hay que destinar a la sanidad pública”, ha afirmado esta diputada.

Comentarios