La Catedral y San Pedro el Viejo son los monumentos más visitados en Huesca, con un importante turismo gastronómico

Huesca capital, poco a poco, intenta hacerse un hueco en el mercado turístico. Según una encuesta que realizó hace unos meses la oficina de turismo, el 86% de los turistas que la visitan volverían. La estrella de la ciudad es la Catedral gótica, y sin duda la iglesia románica de San Pedro el Viejo, con su claustro románico y el Panteón Real. A ello deben sumarse otras joyas, como el barroco de Santo Domingo y San Martín, sin olvidar el modernismo del edificio del Círculo Oscense o el CDAN.

Además, el Museo de Huesca y el Museo Diocesano concitan muchas de las visitas que llegan a la ciudad, junto a la obligada visita al cuadro de la Campana de Huesca, de Casado del Alisal, en el salón del Justicia del ayuntamiento.

Hay que recordar que la capital oscense cuenta con tres restaurantes con estrella Michelin, por lo que el turismo gastronómico funciona cada vez mejor, con muchas personas que acuden a Huesca para hacer un recorrido comiendo en los tres establecimientos. Ello, sin olvidar la ruta dulce, que cuenta con especialidades como el Ruso, la Trenza de Almudévar, las Castañas de Mazapán o las Glorias, entre otras delicias de las pastelerías oscenses. Aun así, los visitantes que llegan echan de menos poder comer platos típicos en nuestros restaurantes.

Por otro lado, las fiestas de San Lorenzo, declaradas de Interés Turístico Nacional, también concitan el interés de muchos turistas.

La oficina municipal de Turismo cuenta con un interesante servicio de visitas guiadas, cada vez más apreciado. De la encuesta realizada entre los turistas se desprende que un 94% de ellos recomendaría venir a Huesca a sus amistades y el 86% regresarían. Lo más habitual es que el turismo que llega sea familiar, y visita además otras localidades de la provincia.

Comentarios