Los grausinos mantienen la tradición de San Antonio Abad

A pesar del frío que hacía este sábado por la mañana en Graus los vecinos grausinos no faltaban a su cita con las actividades organizadas por la cofradía de San Antonio Abad que comenzaban a las 9 de la mañana con el volteo de campanas y el disparo de cohetes.

Tras la misa, llegaba la bendición de los animales que se acercaban hasta la parroquia de San Miguel. Se podían, sobre todo, perros de distintas razas, pero también tortugas, un caballo y un burro. Se bendecían, la torta y el vino, que se repartían entre los asistentes, los cordonez y las estampas de San Antonio.

A las 10.30 se iniciaba la llega, en la que con el carromato, y la música de la charanga Band&Díez, los miembros de la cofradía, recorrían las calles de Graus recogiendo productos y los donativos de los vecinos y entregando a cambio, cordones de Graus y estampas de San Antonio. .

Los productos recogidos son los que se subastan, a partir de las cinco, en otra de las tradiciones de San Antonio Abad, la subasta que tendrá lugar en el centro recreativo gradense cuya duración depende de la cantidad de productos que se hayan recogido y del “pique” entre quienes pujan.

No faltaban, entre esos productos, algunos clásicos como los conejos, lotes, las roscas de longaniza o las calabazas.

En los últimos años, la subasta ha llegado a prolongarse durante casi 6 horas. En la del año pasado se subastaron unos 300 lotes y se recaudaron alrededor de 4.000 euros. Parte de lo recaudado se destinará a colaborar, un año más, con Cáritas Graus.

Al término de la subasta se rifará un cordero, un jamón y un regalo sorpresa.

Comentarios