Normalidad y mucho trabajo en la reapertura del cuartel Sancho Ramírez

Coronel Rivera

El Subdelegado de Defensa en Huesca, coronel Rivera, ha destacado la normalidad con la que se está trabajando en el cuartel Sancho Ramírez, desde que reabriera sus puertas el pasado 2 de enero. Al frente de la USAC, la Unidad de Servicios, se encuentra el Teniente Coronel Amancio Gómez Gauchia, como jefe del acuartelamiento, único que está destinado en Huesca por tres años.

El resto de militares que han comenzado a trabajar en el cuartel, se encuentran en comisión de servicios, pero siguen destinados en otras plazas. Su misión en Huesca durante seis meses es reabrir el cuartel. Durante este primer semestre saldrán publicadas en el Boletín Oficial de la Defensa las vacantes para cubrir y sustituir a quienes estén en comisión de servicios.

La labor de esos treinta militares es poner en funcionamiento el cuartel, para lo que tienen de plazo hasta 2020. Su trabajo pasa por realizar los contratos de agua y luz, o poner en marcha otros servicios, además de limpiar un espacio que ha estado un año cerrado. Deberá quedar preparado para que empiece a llegar el material. El cuartel general tendrá muchas oficinas, por lo que necesitará muchos despachos, además de una buena red informática.

Según el coronel Rivera el trabajo es importante, puesto que un cuartel en el que había 250 militares deberá acabar acogiendo a entre 600 y 700, por lo que habrá que hacer obras. El cuartel general que se instalará en Huesca tiene muchos vehículos, y acabará tienendo una unidad de transmisiones muy importante, con tecnología avanzada y material muy sofisticado, que es lo que permite llevar a cabo las transmisiones que enlazan con España en las diferentes misiones en el exterior.

A todo ello hay que añadir que la Residencia de Militares, que se encuentra en el paseo Ramón y Cajal, ha dejado de estar a la venta o en alquiler. Es posible que se reabra cuando sea necesaria para acoger a más militares, entre 2019 y 2020. Antes habrá que volver a dotarla de mobiliario, puesto que se desmanteló en su totalidad cuando se cerró el cuartel.

Comentarios