La alegación de un particular echa abajo los presupuestos municipales de Jaca

Los ciudadanos de cada ciudad tienen la potestad de alegar los presupuestos municipales si no están de acuerdo con ellos. Esta posibilidad ha forzado una situación excepcional en el Ayuntamiento de Jaca, que deberá volver a votarlos tras la alegación de un ciudadano a la partida presupuestaria para el elevador de la avenida perimetral. Según explicaban este miércoles algunos portavoces municipales en la tertulia de Radio Jaca, esto no parece que vaya a suponer un cambio sustancial, ya que es previsible que todos vuelvan a votar lo mismo, pero sí provocará un claro retraso que no dejará comenzar la ejecución de las partidas presupuestarias hasta semanas después. Se estima que este retraso podría ser de en torno a un mes, hasta que se resuelva la alegación y se vuelva a aprobar el presupuesto.

Tanto Olvido Moratinos (PSOE), como Javier Blasco (CHA) y Francisco Aísa (PAR) lamentan esta circunstancia. Olvido Moratinos la califica de “estorbo” y explica que los ciudadanos pueden alegar siempre y cuando su queja se enmarque dentro de lo que le permite la norma, algo que, entiende, no ocurre en este caso. Este mecanismo está pensado para algún desajuste técnico, añade.

También Javier Blasco cree que “los servicios jurídicos deberían haberlo desestimado y, así, no tener que volver a votar, con el retraso que ello conlleva”. Francisco Aísa, desde el PAR, considera que en el pleno municipal ya hay una gran diversidad de opiniones con seis partidos representados.

Olvido Moratinos, concejal de Hacienda del Ayuntamiento, explica que ahora deberá volver a reunirse la comisión de Hacienda y, tras ello, convocar pleno, extraordinario u ordinario. Añade que “si ya es complicado llegar al 31 de diciembre con el presupuesto ejecutado”, lo es más con estas trabas que retrasan el comienzo de las inversiones.

Comentarios