Los directivos aragoneses prevén crecimiento moderado de la economía, pero con incertidumbre

Los directivos aragoneses prevén continuidad en la estabilidad en clave de “crecimiento moderado”, aunque con incertidumbre. Así se refleja en los datos obtenidos del Indicador de Opinión del segundo semestre de 2017 que ADEA, la Asociación de Directivos y Ejecutivos de Aragón ha presentado. Dicho barómetro se obtiene a partir de una encuesta que recoge las impresiones de los directivos sobre diferentes aspectos relacionados con la situación económica y a la que, en esta ocasión, han respondido 248 directivos y ejecutivos de las áreas de dirección general, dirección financiera, dirección comercial y de recursos humanos, de los sectores automoción, industrial, servicios y comercial.

Los encuestados se han referido a cuestiones relacionadas con aspectos como la financiación, evolución de la plantilla, cifra de ventas y balanza comercial. En esta ocasión los indicadores analizados reflejan que seguirá predominando la estabilidad aunque prevén que el crecimiento que se ha experimentado en los últimos años posteriores a la crisis será “moderado”. La economía en general, según los encuestados, manifiesta un comportamiento positivo, siendo la gran parte de las opiniones las que creen que esta mejorará o se mantendrá estable (59,2 % y 39,1%). No obstante, se produce un cambio de tendencia y por primera vez desde diciembre de 2015, aumenta ligeramente el porcentaje de encuestados que cree que empeorará la evolución de la economía en el próximo semestre.

La facilidad para obtener financiación ha dejado de percibirse como un problema. Seguirá siendo buena en el próximo semestre y un 28,6 % incluso cree que mejorará. En el caso de la evolución de plantilla, siguen primando las respuestas de mejora (57,9 %) y estable (36,8%) y también por primera vez desde diciembre de 2015 aumenta el porcentaje de encuestados que creen que empeorará (5,3 %). En cuanto a la cifra de ventas, un 36,7 % cree que se mantendrá estable, un 59,3% cree que mejorará y un 4% opina que empeorará. Las opiniones acerca de las importaciones y exportaciones destacan por su estabilidad (79,2 % y 51,3 %, respectivamente).

En definitiva, todos los indicadores se mantienen en la misma línea que en la anterior encuesta aunque se advierten algunos signos de preocupación por parte de los directivos. Así, el recelo ante la situación del sector de la automoción en Aragón es uno de los aspectos que adquieren mayor importancia. A este respecto, el presidente de ADEA, Salvador Arenere, ha realizado un llamamiento a la responsabilidad e inteligencia de todos, para no perder una posición muy importante para el PIB y el empleo de la comunidad autónoma.

Los directivos también han mostrado su inquietud por los “efectos de la crisis en Cataluña, incluso por encima del brexit”, así como por la “necesidad de mejorar la tramitación burocrático-administrativa y la fiscalidad para incentivar las inversiones desde cualquier zona de España y desde fuera de España, para atraer nuevas inversiones y diversificar la generación de PIB”, lo que ADEA viene solicitando desde hace tiempo bajo el nombre de “Oficina del Inversor”.

Comentarios