Las trangas, protagonistas del cartel de los Carnavales de Bielsa

El autor del cartel es Saul M. Irigaray y representa dos trangas, posiblemente los personajes más representativos del carnaval. Los vecinos del Valle de Bielsa descuentan los días para que llegue su fiesta más grande y la que atrae a más visitantes. Del 8 al 11 de febrero hay actividades que llenarán el pueblo, fundamentalmente, durante el fin de semana.

El alcalde de Bielsa, Miguel Noguero, destaca que “desde el punto de vista económico esta fiesta tiene una gran relevancia para la zona porque atrae a entre 3.000 y 5.000 personas cada año”.

Ni siquiera los habitantes del pueblo conocen el origen de la tradición del carnaval de Bielsa. Un evento arraigado entre sus vecinos que, ni cuando estaba prohibido, dejó de celebrarse. Mantienen las señas de identidad que lo caracterizan y han modernizado muchos aspectos a lo largo de los años.

La ronda por las calles del pueblo con todos los personajes de este festejo, congrega a autóctonos y visitantes. Las trangas son los personajes que más fama se llevan, pero en el pueblo reivindican la figura de las madamas.

Las madamas llevan un traje distinto cada día. Vestidas de blanco con cintas de colores representan la pureza. Es de confección totalmente artesanal y cada elemento se monta cada día. Antes de la ronda las madres pasan horas cosiendo y preparando peinados. Es una experiencia que ninguna joven del pueblo se quiere perder.

Y al salir en la ronda las trangas les roban el protagonismo en la plaza. Son personajes míticos, mitad humanos y mitad animales, símbolos de virilidad y fertilidad. Se visten con la piel y los cuernos de un macho cabrío, llevan la cara pintada de negro y avisan de su llegada con enormes cencerros. Este sonido es sinónimo de miedo, al igual que los fuertes golpes que atiza el domador al “onso”. El animal sale de su letargo invernal y es símbolo de fuerza y naturaleza. Andando a cuatro patas y a empujones se hacen paso guiados por los domadores, que los llevan atados con cadenas. Bielsa siempre ha mantenido con orgullo una tradición que cada año atrae a miles de visitantes de fuera del valle.

Comentarios