Aragón cuenta con casi 1,3 millones de usuarios con tarjeta sanitaria, más de 214.000 en la provincia de Huesca

Aragón cerró 2017 con un total de 1.298.000 personas con tarjeta sanitaria, de los cuales un 21% tiene más de 65 años y casi un 8% tiene más de 80. Estos datos ponen de relevancia el envejecimiento de la sociedad aragonesa, más acusado que en el resto del territorio nacional, en el que la media de usuarios de la sanidad mayores de 65 años es del 18%, tres puntos menos que en la comunidad. En la provincia, el sector de Huesca cuenta con 106.921, y el de Barbastro con 107.616 usuarios.

El grueso de usuarios del Alto Aragón también se encuentra por encima de los 65 años. En Huesca hay 23.336 en ese rango de edad, lo que supone el 21,8% del total, y en Barbastro hay 23.715, lo que es el 22%; en ambos casos ligeramente por encima de la media regional. Los que cuentan con más de 80 años superan los 9.000 en cada una de las zonas. En Huesca son el 8,6%, y en el sector de Barbastro constituyen el 8,98%.

La Tarjeta Sanitaria de Aragón es el documento identificativo y acreditativo del derecho de los usuarios aragoneses a la protección de la salud, sirve para acceder a los Servicios Sanitarios e igualmente debe presentarse en las farmacias.

En el transcurso del próximo año, todos los usuarios asegurados de Aragón habrán recibido la Tarjeta Sanitaria Única del Sistema Nacional de Salud en sus domicilios, como tiene previsto la Dirección General de Derechos y Garantías de los Usuarios del Departamento de Sanidad, dentro de un proceso de renovación que comenzó ya en el 2014. Hasta ahora, 859.733 usuarios aragoneses han recibido ya su nueva tarjeta.

De este modo, gracias a una base de datos común alojada en el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, se genera un Código de Identificación Personal único del Sistema Nacional de Salud, único y vitalicio para cada persona, y requisito imprescindible para el desarrollo del intercambio de información clínica (historia clínica interoperables) y de receta electrónica en el Sistema Nacional de Salud. Así, aunque el usuario solo puede estar dado de alta en una comunidad autónoma, permite que la lectura y comprobación de los datos sea posible en todo el territorio nacional.

La nueva Tarjeta Sanitaria contiene datos muy estables del usuario, por lo que salvo que exista algún dato erróneo, se extravíe o deteriore, no es necesario pedir otra. Por ejemplo, las personas que pasan a ser pensionistas pueden mantener la tarjeta que tienen sin necesidad de pedir una nueva, ha informado el director general de Derechos y Garantías de los Usuarios, Pablo Martínez.

La base de datos se actualiza automáticamente con los cambios administrativos que se producen en los registros de los usuarios, por lo que si una persona no dispone de su tarjeta actualizada no tendrá ningún problema a la hora de acceder a los servicios sanitarios en su nueva situación. También la anterior tarjeta sanitaria mantiene su plena validez.

Cabe recordar que, con la tarjeta sanitaria, es posible realizar una serie de trámites en Salud Informa

• Consultar sus datos de Tarjeta Sanitaria.

• La emisión por robo, extravío o deterioro.

• Cambio de domicilio, si este cambio no implica cambio de médico.

• Modificar sus datos de su domicilio habitual o modificar el domicilio postal

• Modificar el PIN que le da acceso a sus trámites de tarjeta.

• Completar o modificar sus teléfonos y la dirección de correo electrónico.

• Activar o desactivar la comunicación por SMS (recordatorio citas de especializada).

• Realizar un desplazamiento temporal en Aragón.

Para ello, es necesario haber obtenido un PIN, que se solicita en el centro de salud con el DNI o un documento que acredite su identidad. Con esta contraseña se puede acceder a los trámites en la web de Salud Informa, que solicitará al usuario su CIA (código de identificación autonómico AR- 9 dígitos- Letra) y el pin que le han entregado en el centro de salud.

Comentarios