Luis Felipe reconoce que no había plazo para adjudicar la plaza de toros mediante concesión

La feria taurina de San Lorenzo se sacará a concurso mediante un contrato menor por un año y no a través de una concesión administrativa por cuatro años, como había ocurrido en los últimos procedimientos. ¿La razón? No había margen para cumplimentar los trámites que requiere una concesión administrativa y peligraba la celebración de una feria taurina con garantía para las próximas fiestas de San Lorenzo. Así lo reconocía el alcalde de Huesca, Luis Felipe, que no ocultaba que los plazos se habían dilatado más de lo previsto.

Tras esta realidad, confirmada por el propio gobierno municipal, hay dos circunstancias a tener en cuenta: la primera es que se comenzó el proceso de redacción del pliego del concurso demasiado tarde. Miembros del equipo de gobierno hablan de la imposibilidad de cuadrar agendas para avanzar en la negociación política, lo que ha terminado por acumular un retraso tras otro. Cambiar Huesca asegura que solicitaron en varias ocasiones la convocatoria de reuniones y advirtieron de que se estaban agotando los plazos.

La otra circunstancia que habría dificultado el proceso, apuntan otros concejales, es la inclusión a última hora de  la posibilidad de habilitar parte de la plaza como mercado de abastos, lo que ha hecho modificar el contenido del pliego, extremo que los promotores de la iniciativa niegan pues pidieron desvincular una y otra cuestión y avanzar antes en la adjudicación taurina.

Llegado enero, todas las alarmas se encendían en la Corporación y los servicios jurídicos municipales eran claros: no había tiempo material para elaborar un pliego y resolver una contratación al uso.

Por tanto, más allá de las diferentes sensibilidades respecto a la celebración de toros en Huesca por parte de los diferentes grupos políticos del equipo de gobierno, tras la decisión de sacar la gestión de la plaza de toros de Huesca a través de un contrato de servicios y por un solo año está el calendario y la normativa administrativa. Esta última, impide, incluso, una prórroga por un año más.

Ningún edil del gobierno municipal, en especial los del PSOE, esconde la incomodidad que supone esta situación, ni tampoco niegan el coste político que podría suponer cualquier dificultad a la hora de celebrar los festejos taurinos en San Lorenzo, a menos de un año de las elecciones.

Pero, como expresaba el alcalde de la ciudad a Radio Huesca, la decisión adoptada es la única posible a día de hoy para garantizar que el próximo San Lorenzo haya toros en la ciudad.

Comentarios