El Centro ocupacional de Atades y Ángel Cheliz, Premios Cruz del Sobrarbe 2018

Atades Centro Ocupacional Comarcal del Sobrarbe y el empresario y deportista Ángel Cheliz han sido distinguidos en la IV edición de los Premios Cruz del Sobrarbe. La entrega de galardones tendrá lugar este domingo en la iglesia parroquial de Aínsa y en el marco de la Ferieta, a las 13 horas.

El jurado presidido por el Alcalde de Aínsa-Sobrarbe, Enrique Pueyo, y formado por las Asociaciones de La Morisma, Interpeñas, Club Atlético Sobrarbe, Asociación Empresarial Turística del Sobrarbe, Asociacion de Mayores La Solana, el Colegio Público Asunción Pañart y el Instituto Comarcal del Sobrarbe, y dando fe, el secretario de Aínsa-Sobrarbe, ha decidido distinguir a estas dos figuras con el Premio Cruz del Sobrarbe.

El Centro Ocupacional de Atades en Sobrarbe, situado en Boltaña, abrió sus puertas en 2008. Tras tres años de estudios, cursos y proyectos que confirmaron su necesidad en la comarca de Sobrarbe, Atades Huesca apostó por este centro con el objetivo fundamental de promover, fomentar y apoyar todo tipo de acciones encaminadas a mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidad intelectual y sus familiares, así como potenciar su autonomía y desarrollar sus capacidades para fomentar la inserción laboral. Con el apoyo de varias instituciones, crearon el centro con cuatro puestos de trabajo fijos y una media de unos doce usuarios. Desde entonces, explican desde la organización de los Premio, “se ha demostrado que acertaron plenamente, funcionando a pleno rendimiento y consiguiendo números reconocimientos y, lo que es aún más destacable, siendo un proyecto sostenible. Por cada euro de inversión social, se triplican los resultados para usuarios, familias, instituciones, trabajadoras, y en definitiva para todo el Sobrarbe”.

De Ángel Cheliz, el jurado destaca que gracias a su espíritu emprendedor e innovador ha conseguido ayudar o poner en marcha multitud de proyectos en Sobrarbe, que han “revalorizado” el territorio, “permitiendo crear oportunidades sostenibles de negocio y asentando población”. De profesión veterinario, su pasión por la ornitología, la astronomía, la geología, la geografía, el patrimonio y, sobre todo, los deportes en la naturaleza como el piragüismo, parapente y ciclismo, le ha llevado a lo largo de toda su vida a “lanzarse” a varias aventuras empresariales innovadoras, creando muchos puestos de trabajo directos y abriendo el camino para que nuevos emprendedores sigan sus pasos. Por otro lado, el jurado de los IV Premios Cruz del Sobrarbe destaca también su espíritu asociativo por el desarrollo de nuestra comarca. En definitiva, afirman, “Ángel, en los años en los que Sobrarbe tocaba fondo demográficamente, decidió que aquí estaba su vida, decidió poner en valor todo lo que amaba, los ríos, los senderos, el patrimonio olvidado, el cielo, las piedras, y nos mostró a muchos sobrarbenses el camino a seguir”.

Comentarios