Mociones del PAR en Monzón y Cinca Medio a favor de la prisión permanente revisable

El Partido Aragonés propone a los plenos institucionales del Ayuntamiento de Monzón y de la Comarca del Cinca Medio, una resolución por la que muestran “su apoyo a la figura de la Prisión Permanente Revisable, regulada en el Código Penal, al objeto de garantizar la protección y la seguridad del conjunto de la sociedad ante determinadas actuaciones delictivas muy graves, y con pleno respeto a los derechos fundamentales de los penados y su derecho a la reinserción social. Todo ello de acuerdo con los pronunciamientos del Tribunal Europeo de Derechos Humanos que califican a esta figura como plenamente ajustada y conforme a la Convención Europea de Derechos Humanos”.

Esta iniciativa del PAR está planteada, según señala su exposición de motivos, a la vista de que recientemente PSOE, PNV, ERC y Podemos han aprobado una proposición para eliminar esta figura, contando “también con la mera abstención de Ciudadanos”. A juicio del PAR, “esto supone un retroceso en los derechos del conjunto de la sociedad que, respetando asimismo los derechos fundamentales de los penados así como su derecho a la reinserción social, puede verse en posición de indefensión ante determinados tipos de delitos”.

La propuesta del Partido Aragonés concreta esos delitos en “algunos casos que se han hecho públicos en los últimos meses/años que han tenido una gran repercusión mediática, en los que la preocupación de la sociedad en su conjunto ha sido palpable, y los resultados de determinadas actividades delictivas han ofrecido unos resultados irreparables y tremendamente violentos”, por lo que se confirma “la necesidad de que esta figura sea mantenida en nuestro Código Penal para los casos más extremos”.

El Partido Aragonés recuerda que la denominada “Prisión Permanente Revisable” fue regulada en 2015 para su incorporación al Código Penal, ya que “ofrece dos funciones importantes”. La primera es “respetar la reinserción del penado, ya que permite la revisión periódica” de su situación personal con “una nueva valoración de las circunstancias de cada supuesto individualizado”, de manera que podría acceder a otra condición. Además, esta pena “ofrece una clara función garantista social ya que, sin olvidar la primera función (reinserción social), permite también al Tribunal estudiar de manera pormenorizada el caso concreto para, en el caso de que tras el debido estudio exhaustivo, no se den las condiciones idóneas para que el penado pueda recuperar la libertad, se fije un nuevo plazo para llevar a cabo otra revisión de su situación más adelante. En caso de que el Tribunal entienda que sí se dan los requisitos establecidos, otorga libertad condicional con medidas de control orientadas a garantizar la seguridad de la sociedad”.

El PAR indica en su propuesta que esta figura penal “es un modelo muy extendido en otros países avanzados de nuestro entorno, y el Tribunal Europeo de Derechos Humanos la ha considerado como plenamente válida y adecuada a la Convención Europea de Derechos Humanos”.

Comentarios