Tertulia literaria sobre 'La chica miedosa que fingía ser valiente muy mal' en Monzón

tertulia chica miedosa

El Colectivo Feminista por la Igualdad Cinca Medio ha organizado una tertulia literaria sobre el libro “La chica miedosa que fingía ser valiente muy mal” de Barbijaputa, seudónimo de una columnista y escritora que opina de feminismo y política. La cita es a las 20:00h el lunes, día 12 de febrero, en el Salón de Actos del Centro Cívico y cuenta con la colaboración del Ayuntamiento de Monzón.

De esta manera, el Colectivo Feminista por la Igualdad del Cinca Medio continúa con la propuesta iniciada el pasado noviembre de presentar y comentar lecturas de corte feminista y que contó con gran afluencia de público en su primera edición.

El Colectivo recuerda que, como siempre, al comienzo del acto se hará un resumen de la lectura. Recalcan que el objetivo es hablar de las ideas que transmite el libro en relación con el papel de las mujeres en la sociedad, por lo que cualquier persona, aunque no haya leído el libro, es bienvenida.

SIPNOSIS

Tenemos miedo. A la verdad, a la realidad, a que nos quieran, a querer, a que el mundo sea un lugar tranquilo, al drama, a la vida. Y lo tenemos, pero como somos especialistas en ocultarnos cosas, hacemos como que seguimos adelante, como que nada nos sucediera, como si fuéramos un héroe mitológico – aunque se murieran hace tiempo – y pudiéramos con todo. Tenemos miedo. Pero tan bueno es saber cuándo avanzar a pesar de lo que nos paraliza, como entender que esa sensación es tan humana como cualquier otra. Yo, por ejemplo, siempre he tenido miedo a que me hagan daño y, aun así, camino por la vida intentando que esa sensación no pueda conmigo. La chica miedosa que fingía ser valiente muy mal habla del miedo, sí, pero también de lo que hacemos con él cuando se convierte en una pelota tan grande que termina por hacernos rodar con ella. ¿Seríamos capaces de entender lo que es el día a día si no nos atenazara, en ocasiones, ese sentimiento? Yo creo que no. Quizás por eso Barbijaputa sabe mezclar los ingredientes de su historia con el suficiente mimo como para que, de repente, cuando nos creíamos a salvo, zarandearnos con las letras. Pero eso vendrá luego, ahora veamos qué es lo que nos cuenta. Recordad, esto trata del miedo, de un miedo que todos tenemos aunque no lo reconozcamos: el miedo a ser feliz.

Bárbara sería una chica normal si no tuviera miedo a demasiadas cosas. De esta forma, mientras trabaja zoom auxiliar de vuelo, veremos cómo todos esos miedos se traducen en ideas sobre el amor, el feminismo, el papel de la mujer y, sobre todo, en querer ser feliz a pesar de todos ellos.

Cuando uno se “enfrenta” a la lectura de un autor que es “conocido” tiende a hacerse una idea de lo que va a encontrar en el interior de un libro. Cuando yo empecé a leer La chica miedosa que fingía ser valiente muy mal al principio arrugué el morro porque el resumen que aparecía en la contrapartida del libro no me parecía propio de Barbijaputa. Tiendo a leer sus columnas y me esperaba un discurso que se moviera entre la virulencia y el debate. Y no es que la novela no dé para más de una conversación porque, en esencia, la novela incluye muchos de los temas que han hecho a esta periodista tan conocida. Pero cuando uno va con ideas preconcebidas pueden darse dos situaciones: que el libro te defraude o que te lleves una sorpresa. ¿Cuál ha sido? La segunda, sin ninguna duda. No sólo porque, a pesar de haberme encontrado el libro en la sección de literatura romántica en la librería, las concepciones que se establecen sobre el tema en el libro sean tan reales, sino porque además, un relato como este deja a las claras una cosa: la mujer sigue en lucha y las cosas, parecen, estar cambiando. Barbijaputa puede haber creado una historia sobre relaciones, una de tantas que se leen por puro placer, sin más pretensiones, pero lo que es muy posible es que la gente no se dé cuenta que lo que se esconde es algo diferente: convertir a un personaje femenino en una fotografía real, y no ficticia, de lo que se le presupone al género.

Tiendo a escaparme de la literatura que lleve en su argumento una historia romántica por un solo motivo: no suelo encontrarme con historias que reflejen cómo nos comportamos realmente. La chica miedosa que fingía ser valiente muy mal, quizás ya desde el título, nos propone entender que lo que vamos a encontrar es eso que tan bien se nos da a los humanos: fingir aunque nos estemos muriendo por dentro. Y en el fondo lo que Barbijaputa ha sido capaz de hacer es crear un escenario verosímil, unos personajes que todos hemos podido conocer en alguna ocasión, mientras sus acciones se desarrollan en un argumento que es tan sencillo como la vida. ¿Se necesitan tramas complejas para entender el comportamiento humano? Yo creo que no. La vida, con todo lo complicada que es, tiende a seguir unos patrones, unos caminos, unas reacciones, que todos compartimos. Y ya lo decía al principio: tenemos miedo. Pero esto no quiere decir que, incluso con él, no podamos ser felices a nuestra manera.

Comentarios