Sabiñánigo rinde homenaje al ferrocarril, motor de su despegue industrial

José Luis Soro Jesús Lasierra

Este 8 de febrero se cumplía el 125 aniversario de la llegada de la primera locomotora a Sabiñánigo, para rememorar este hito se ha realizado un acto público en la estación de Renfe en la mañana de este jueves, organizado por el Ayuntamiento. Se ha querido conmemorar este hecho crucial con el descubrimiento en el andén de la estación, de una placa en piedra, tallada por la artista local Teresa Pueyo, donde queda reflejada la fecha que se conmemora y una locomotora de 1.893.

Ha contado con la presencia del consejero de vertebración del territorio, José Luis Soro, representantes de ADIF, con el subdirector estaciones de Aragón, Ricardo Miranda, de la Diputación Provincial de Huesca, alcaldes de la Comarca y de las ciudades de la línea, así como de las comarcas de Alto Gállego y Jacetania y representantes de diversos sectores sociales, empresariales y educativos de la localidad, así como con el respaldo de los propios vecinos.

El consejero de Vertebración del Territorio ha resaltado que es un acto para mirar al futuro con la obligación de mantener muy viva la reivindicación, la exigencia de contar con el servicio de tren. “Fundamental para el transporte de mercancías y de viajeros, para el desarrollo de Aragón y para hacer frente a la despoblación”.

Por su parte el alcalde, Jesús lasierra, ha recordado al Sabiñánigo pueblo de aquella época con unos 250 habitantes, siendo el ferrocarril muestra del crecimiento exponencial de Sabiñánigo. En este sentido, Soro ha señalado que “los trenes no solo deben llegar a Sabiñánigo y Canfranc sino que debe cruzar a Francia” y ha dicho que “el ferrocarril del siglo XXI vertebra tanto como en el XX y el XIX”.

Al finalizar el acto se han desplazado al Auditorio La Colina, donde alumnos y profesores del Instituto San Alberto Magno, han presentado su programa de innovación educativa para la F.P; Canfranero 2.0.

El objetivo principal de este proyecto es integrar a los dos ciclos formativos que se imparten en el IES San Alberto Magno de Sabiñánigo (GS Animación Sociocultural y Turística, y GM Sistemas Microinformáticos y Redes), para fomentar el uso turístico y educativo del Canfranero  usando  herramientas informáticas desarrolladas por los alumnos e implicando a toda la comunidad: Renfe, ayuntamientos por los que pasa este tren, colegios,  y distintos organismos.

Se recuerda que el ferrocarril “propició que un pequeño núcleo rural del Pirineo se convirtiera en pocos años en la ciudad que somos hoy. Siguiendo la estela del tren, llegaron las industrias y con ellas las gentes de la comarca, que encontraron en Sabiñánigo, un futuro mejor y un nuevo proyecto de vida”

Las cronistas coinciden en afirmar que cuando un 8 de febrero de 1893 llegó la primera locomotora promocional a la estación de Sabiñánigo, todo el mundo intuyó que la vida de este pequeño lugar serrablés iba a cambiar radicalmente. En torno a la estación se establecieron rápidamente fondas, comercios y otros servicios para satisfacer las demandas del turismo que llegaba en tren, atraído por la gran fama del Balneario de Panticosa, al borde de cuyo camino se irán construyendo las primeras casas.

La posibilidad de buenas comunicaciones en este enclave, la abundancia de mano de obra en la zona, la presencia cercana de relieves con grandes desniveles para obtener energía, la facilidad para represar los ibones y su situación sobre amplias terrazas, sin apenas desnivel, abarataron los costes y propiciaron la implantación de empresas en los primeros años veinte del pasado siglo en la "Estación de Sabiñánigo", que entró en funcionamiento en junio de ese año.

Comentarios