El Ayuntamiento de Barbastro prevé comprar el edificio Almacenes San Pedro

Almacenes San Pedro

El equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Barbastro ha incluido en el borrador de los presupuestos de 2018, una partida de 215.500 euros para la adquisición del emblemático inmueble Almacenes San Pedro (edificio Simeón) que data de 1926 y que se encuentra en la Plaza del Mercado de la ciudad del Vero.

Se trata de la segunda inversión más importante que realizará el Ayuntamiento durante este ejercicio, la primera corresponde al acondicionamiento de las travesías por un importe de 593.242 euros.

El Ayuntamiento realizará la compra de las dos plantas en dos anualidades, 2018 y 2019. El importe total de la adquisición superará los 450.000 euros, a los que habrá que sumar la inversión para el acondicionamiento del edificio en función del uso al que se destine. Una de las opciones que se está estudiando, entre otras, el traslado de la biblioteca municipal.

Esta operación confirma el interés del Ayuntamiento desde hace varios años por adquirir este edificio. Los últimos contactos fueron realizados en 2014 por Antonio Cosculluela, aunque los alcaldes Manuel Rodríguez (1987-1993), Geni Claver (1993-1995) y Rafael Fernández de Vega Arcarazo (1995-1999) también se interesaron por comprar este edificio, pero no se pudo cerrar la operación por no disponer de recursos económicos suficientes.

Los Almacenes San Pedro acogieron en sus instalaciones negocios de gran importancia como la empresa Simeón, que cesó la actividad en Barbastro en 1986, junto con otros centros de la misma empresa de Aragón y La Rioja. Posteriormente, se instalaron otros negocios como Supermax y Eroski. En la actualidad, la entidad financiera La Caixa ocupa una parte de la planta baja y la previsión es que mantenga por el momento su oficina.

ALMACENES SAN PEDRO

Edificio cuyas fachadas se abren a la plaza del Mercado y a la calle de San Bartolomé, entre otros edificios adosados. La fachada de la plaza se configura como un conjunto en tres plantas. Las dos primeras están protegidas por un alto porche columnado. Las columnas son de fuste liso y de gran esbeltez, rematadas por capiteles pseudo - dóricos estilizados y con base en plinto y podio. El entablamento sobre las columnas es liso a excepción de un motivo circular sobre cada una de las primeras. El primer piso alberga el acceso principal y el segundo posee ventanas adinteladas acristaladas.

Los arranques del entablamento desde los capiteles son curvos. Sobre éste hay una sucesión de modillones en cuarto de bocel que sostienen una imposta corrida que separa la tercera planta del porche inferior. Esta planta posee una sucesión de balcones rectangulares separadas por pilares. Éstos están decorados al exterior con dos columnas adosadas con capiteles jónicos. Sobre cada par hay un motivo ornamental en forma de escudo.

El entablamento sobre las ventanas es quebrado en su parte superior y liso en el arquitrabe. Una nueva sucesión de modillones sostiene una moldura volada que actúa como separación de la segunda planta y el remate de la fachada.

Este remate consiste en una balaustrada sólo alterada por cortos pilares situados sobre la línea de soporte (Columnas inferiores del porche y dobles columnas del terce piso) rematados con pináculos piramidales y un frontón mixto situado en el centro del remate de la fachada. El tímpano es liso, sin decoración alguna. La línea de la cornisa está moldurada. Este frontón poseía una morfología diferente en origen, ya que consistía en tres cuerpos de los cuales el central era el más ancho y alto, con cornisa moldurada recta. El cuerpo central poseía un escudo decorativo en el centro de su cornisa.

El espacio interior ha sufrido numerosas reformas ya que el edificio ha tenido un fin esencialmente comercial desde su origen. Posee sótano y falsa.

Comentarios