Estudiantes de Barbastro crean una 'app' para luchar contra el acoso escolar

“Vimos a un niño de la clase de al lado al que estaban acosando, siempre le dejaban de lado y estaba muy triste. Nosotros le ayudamos, nos juntamos con él, y desde ese día, al formar parte de un grupo, dejaron de acosarle”. Este es el punto de partida de la creación de ‘Ayuda-T’, una aplicación móvil ideada por un grupo de estudiantes del Instituto Martínez Vargas, que sintió la necesidad de dar un paso al frente y luchar contra el acoso escolar.

Así lo explica Aarón Torres, uno de los alumnos del IES Martínez Vargas que, junto a Yanik Sánchez, Zaira Anzano y Aarón Torres forman parte de este equipo que capitanea la profesora de Economía María José Bernabeu.

Este es el segundo año en el que los alumnos desarrollan su proyecto. El pasado año, fueron finalistas del Programa Desafío Emprende promovido por Obra Social La Caixa, y actualmente son uno de los doce equipos seleccionados a nivel nacional que participan en la Incubadora Desafío Emprende, un lugar en el que pueden desarrollar su proyecto.

El objetivo de este grupo, llamado ‘Equipo Zapping’, es que la aplicación “pueda hacerse realidad y la podamos compartir con otros centros escolares”. De momento, tienen el prototipo y están en contacto con profesionales para lanzar la aplicación para Android. “Hemos trabajado mucho el diseño, todas las variables, hemos hecho un importante trabajo de campo con cientos de encuestas y ahora tenemos ganas de verlo hecho realidad”, explicaban los alumnos.

De hecho, su sueño es que esta aplicación ayude en todos los centros aragoneses. Por eso, buscan financiación para desarrollarla y que pueda llegar a todos los ‘smartphones’ de los adolescentes.

Funcionamiento de la aplicación

Según explican sus creadores, ‘Ayuda-T’ es una especie de “red social” en la que pueden participar todos los alumnos de un centro con un usuario y contraseña. Habrá tres tipos de perfiles (ayudante, víctima y observador y se dispondrá de un chat en el que se podrán denunciar situaciones de acoso.

“La idea es resolver el problema entre iguales, entre compañeros, y formar a los docentes y algunos ‘ayudantes’, alumnos que tendrán más responsabilidades en esta aplicación y que habrán recibido la formación necesaria para poder echar una mano a las víctimas”, explicaba uno de los creadores, Carlos Sánchez.

Comentarios