Cáritas Barbastro-Monzón invita a conocer su vivienda tutelada de Binéfar para personas mayores

Maribel Mir

El programa diocesano de Cáritas Barbastro Monzón de Mayores es uno de los más importantes de los que prestan desde esta organización donde sobresale la vivienda tutelada Alcort, ubicada en Binéfar, y que aunque dispone de pocas plazas es un recurso muy buscado ya que , por ejemplo, sirve de respiro a las familias o para personas que no tienen plaza en una residencia y mientras la consiguen están en ella.

La vivienda tutelada acoge a personas con pensiones más bajas e incluso hace de Centro de Día, ya que da comer y cenar a mayores que luego duermen en casa. Además, el personal que la atiende tiene la formación adecuada propiciando un trato individualizado, personal y cercano como explica la técnico Maribel Mir.

Desde Cáritas se anima a visitar la vivienda tutelada e informarse en cualquiera de sus sedes, ya que muchas veces hasta que no se ve con los propios ojos no se entiende bien lo que se ofrece y las condiciones de las que disfrutan los mayores que residen en ella.

El programa de Mayores busca dar respuesta a los ancianos evitando la soledad y dando opciones de ocio. Para ello, es muy importante el voluntariado con 35 personas que colaboran en labores de acompañamiento y apoyo al programa que busca mejorar sus calidad de vida.

Uno de los problemas más habituales es que los mayores se sienten solos por ello les ofrecen amistad, les escuchan, los animan con actividades recreativas en centros de Monzón, Binéfar, Tamarite y Fraga.

En Monzón, además, Cáritas gestiona el Hogar Madre Rafols en el barrio del Palomar donde se realizan talleres de memoria, informática y se elaboran manualidades. También, se hace fiestas en fechas señaladas y se juega al bingo como entretenimiento.

Comentarios