El aragonés se estudia en 30 colegios del Alto Aragón

Cheso, panticuto, belsetán o ansotano. El aragonés, en sus diferentes variantes locales, se imparte como asignatura en unos 30 centros del Alto Aragón, según la información aportada por la Dirección de Política Lingüística del propio Gobierno de Aragón. En unos casos se hacer como lengua vehicular y en otros como lengua optativa. Se estima que unos 1000 alumnos la cursan, fundamentalmente de infantil y primaria.

Hay siete centros que la usan como lengua vehicular, impartiendo en aragonés otras asignaturas curriculares. Son Hecho, Panticosa, Benasque, Cerler, Laspaúles, Sahún y Castejón de Sos. Forman parte del programa Rosario Ustáriz, de reciente implantación. El resto de colegios lo imparten de forma diferente. En algunos como Senegüés, Caldearenas o Aineto, la asignatura de aragonés es obligatoria tanto en infantil como en primaria. Hay otros centros que la ofertan como optativa.

El próximo 21 de febrero se celebra el Día Internacional de la Lengua Materna y en Aragón se conmemorará con un acto central en el Palacio de Congresos de Jaca. Allí habrá un reconocimiento para los dos maestros que han dedicado 20 años a la enseñanza del aragonés y que siguen en activo: Carmen Castán y Manuel Ramón Campo Novillas.

Hace 20 años entró el aragonés en las aulas. En aquel momento “fuimos sólo 4 profesores”, explica Manuel Ramón Campo, uno de los homenajeados que imparte su asignatura en el colegio Monte Oroel de Jaca y en Villanúa. Hoy la situación ha mejorado mucho y aproximadamente el 25% de sus alumnos, explica, han elegido el aragonés como optativa, tanto en infantil como en primaria del colegio público Monte Oroel de Jaca.

De todas formas, explica, “esta lengua necesita incentivos para que haya más niños que la elijan” y su permanencia irá ligada a su uso fuera de ámbitos académicos, considera.

El aragonés es la única lengua exclusiva de Aragón y está reconocido como lengua propia por diferentes instrumentos legales, como el Estatuto de Autonomía o la vigente Ley de Lenguas de Aragón. Sin embargo no goza de un régimen de cooficialidad y su situación es precaria, hasta el punto de que está considerado por la UNESCO como una lengua en peligro de desaparición.

Se calcula que hoy en día hablan el aragonés en sus distintas modalidades, de una manera más o menos cotidiana y en estado relativamente puro, unas 10 ó 12.000 personas. Si a éstas se añaden las que lo conocen, lo emplean ocasionalmente o lo hablan muy castellanizado, resultaría una cifra de 40 a 60.000 personas.

Comentarios