El Obispado de Barbastro Monzón pretende con la demanda civil que los 111 bienes regresen a Aragón

José María Albalad y Joaquín Guerrero

El abogado de la Diócesis de Barbastro Monzón, Joaquín Guerrero, ha confirmado que este martes se ha presentado por vía telemática la demanda civil contra el Consorcio del Museo Comarcal de Lérida y el Obispado de Lérida en el Juzgado de Barbastro, con el objetivo de recuperar los 111 bienes que son propiedad de las parroquias de la Diócesis de Barbastro Monzón y que se encuentran en depósito en el Museo de Lérida. La demanda se presenta en nombre del obispado y de las más de 40 parroquias a las que pertenecen los 111 bienes y ha recaido en el Juzgado de Primera Instancia número 1 de Barbastro.

Según explicaba Guerrero, se recurre a la vía civil al no funcionar el “largo proceso judicial eclesiástico”.

El abogado de la Diócesis explicaba que la demanda se basa en una acción reivindicatoria, en la que hay que acreditar tres cosas: que uno es el propietario de lo que reclama, que los bienes reclamados los tiene una persona que no es el propietario y que esta persona no los devuelve a pesar de que se los han reclamado. Según Guerrero, "teóricamente no habría que probarlo demasiado porque hay un obispo, el de Lérida, que es el que los tiene en depósito y reconoce que no es el propietario".

El director de la oficina de Comunicación de la Iglesia en Aragón, José María Albalad, ha confirmado que la Santa Sede es conocedora de la demanda civil interpuesta por la Diócesis de Barbastro Monzón al Obispado de Lérida.

Por otro lado, la Consejera de Cultura del Gobierno de Aragón, Mayte Pérez, ha anunciado este martes que el Gobierno aragonés se presentará en la demanda como coadyuvante, siempre con la intención de colaborar a nivel jurídico en todo lo que puedan.

El obispo de Barbastro Monzón, Ángel Pérez, explicaba que “la diócesis no persigue otra cosa que se haga justicia, y que de una vez se devuelva al pueblo de Aragón aquello que fue trasladado a Lérida, esto es, los bienes pertenecientes a las parroquias del Aragón oriental que fueron llevados a territorio catalán”.

El acto de conciliación planteado por el Obispado de Barbastro-Monzón para conseguir que el Obispado ilerdense entregara los bienes en litigio finalizaba sin ningún acuerdo. Los representantes legales del Obispado de Lérida reconocían que la propiedad de los 111 bienes es de las parroquias de la zona oriental de Aragón, segregadas de Cataluña en 1995, pertenecientes al Obispado de Barbastro-Monzón, pero alegaban que no pueden disponer de ellos puesto que el Consorcio del Museo de Lérida, que no se presentaba al acto de conciliación, no se los facilita.

De este modo, para el Obispado de Barbastro Monzón, la única salida que quedaba era llevar de nuevo el litigio de los bienes a la vía civil. Esta será la cuarta vez que lo hagan, después de contar además con tres sentencias del Supremo Tribunal de la Signatura Apostólica que reconocen la propiedad aragonesa de las piezas reclamadas.

La decisión del Obispado de Barbastro-Monzón se produce 22 años después de la integración de las parroquias de la zona oriental de Aragón y tras tres sentencias del Supremo Tribunal de la Signatura Apostólica que reconocen la propiedad aragonesa de las piezas reclamadas. Resoluciones que fueron recurridas reiteradamente y sin éxito por el Obispado de Lérida en otras instancias vaticanas, como el Tribunal de la Rota y la Congregación de Obispos de Roma.

Comentarios