Vuelven las visitas guiadas a las Fortificaciones de la Guerra Civil en Selgua

Con el cupo de plazas cubierto, este domingo, a las 11.30h, regresan las visitas guiadas a la Ruta “Fortificaciones de la Guerra Civil en la línea del Cinca”, organizadas por el Ayuntamiento de Monzón.

La Concejalía de Turismo informaba recientemente que ha programado otras cuatro visitas guiadas y gratuitas a dichas fortificaciones ante la gran demanda de solicitudes y el interés que ha despertado la ruta.

Hasta la fecha, la programación era la siguiente: 28 de enero, 18 de febrero y 4 de marzo, a las 11.30 h. Dado que las plazas están cubiertas (la primera visita reunió a más de cincuenta personas), la Concejalía ofrece cuatro citas más: los días 18 y 25 de marzo, en doble horario: a las 10.00h y a las 12.00h.

Es imprescindible reservar plaza llamando al teléfono de la oficina de turismo del castillo 974-417791, en horario de 10h a 14h y de 15h a 17.30h (lunes y mañana del martes, cerrado). Para garantizar la calidad de la visita y la entrada en refugios y polvorines, el número de plazas es limitado. De momento hay libres en los cuatro turnos señalados.

La Concejalía de Turismo indica que también cabe la visita por libre a cualquier hora, pues la ruta está perfectamente señalizada y los paneles informativos son lo suficientemente ilustrativos. Además, en el SAC y el castillo se facilitan planos del recorrido.

Los dos lugares de visita se localizan en el barranco de La Clamor, 500 metros más allá de Selgua por la carretera que sube a Berbegal, y a los pies del cerro de la ermita de San Salvador.

El objetivo de este ciclo es dar a conocer los trabajos de recuperación realizados por el Grupo de Búsqueda e Investigación de Espacios de la Guerra Civil (GRIEGC) y que han dado como resultado la creación de la Ruta.

RUTA

La Línea del Cinca fue la principal obra defensiva que construyó el bando republicano en Aragón durante la Guerra Civil española (1936-1939), consistente en una fuerte línea de resistencia dotada de grandes fortificaciones y trincheras situadas en los márgenes del río Cinca. La línea se extendía desde las inmediaciones del Pirineo hasta Gandesa, iniciándose sus obras a finales de agosto de 1936. En enero de 1937 se encontraban construidos más de 7 kilómetros de trincheras; 13 kilómetros de caminos cubiertos; centenares de nidos de ametralladoras acompañados con los correspondientes refugios para tropas y diversos asentamientos artilleros. El sector de Monzón fue uno de los puntos fuertes de la línea, compuesto por las posiciones de Selgua, Monzón y Castejón del Puente; donde se construyeron solo en este sector 66 emplazamientos para ametralladoras, atrincheramientos para 4.000 soldados y tres emplazamientos artilleros. Sin embargo, esta línea fortificada apenas fue un obstáculo ante el rápido avance del ejército nacional en su ofensiva por Aragón en marzo de 1938, siendo destruidas buena parte de estas fortificaciones por sus propios defensores.

Comentarios