La Protectora de Jaca denuncia el abandono sistemático de perros tras no poder venderlos

La Protectora de Animales Pirineos de Jaca (APAPP) ha denunciado la cría indiscriminada de perros potencialmente peligrosos (PPP) que, tras no venderse, se abandonan en Jaca. Conocen repetidos casos de animales que encuentran abandonados o llegan a la protectora porque sus responsables quieren deshacerse de ellos. Sospechan que se trata de personas que hacen negocio con su venta y que, al pasar unos meses, ven más difícil su venta por lo que deciden abandonarlos.

Ante esta situación exigen a las instituciones que no miren a otro lado y tomen cartas en el asunto. “Es necesario abordar el problema desde la raíz y actuar frente a estas acciones que son perseguibles por la ley”, añaden.

Se da la circunstancia de que este abandono, además del sufrimiento que genera al propio animal, ocasiona problemas a la propia Protectora. Aunque los acogen saben que “los PPP no son animales cuya adopción sea fácil” y suelen pasar largo tiempo en sus instalaciones. Además, su acogida “dificulta la entrada de otros animales”.

La Protectora suele dar cobijo a entre 20 y 30 perros. El Ayuntamiento ha financiado la construcción de un nuevo albergue en el que se observaron deficiencias que todavía hay que subsanar.

En el aspecto positivo el trabajo de los voluntarios de la Protectora ha conseguido encontrar casa a tantos perros como abandonos en los últimos meses. Han llegado a enviar algún animal a Alemania, explica Susana Ara, miembro de la protectora.

Continúan con esta labor a través de la página web www.protectora-jaca.org

COMUNICADO DE LA PROTECTORA DE ANIMALES DE JACA

La cría de perros indiscriminada es un hecho frecuente cuyas consecuencias son el sufrimiento y el abandono de muchos animales. Es producto, por tanto, de la irresponsabilidad de algunas personas. El problema se agrava más todavía cuando se trata de razas clasificadas como Potencialmente Peligrosas (PPP). Creemos que ya es hora de que las instituciones tomen cartas en el asunto y dediquen tiempo, energía y trabajo a erradicar la cría y venta ilegal. En Jaca nos conocemos casi todos y, si bien reconocemos que hay colectivos complejos, el problema no deja de existir mirando para otro lado. El posible impacto electoral o evitar el enfrentamiento no son justificación para dejar impunes conductas perseguibles por ley.

Las consecuencias para nuestra asociación son alarmantes y difíciles de afrontar: nos encontramos frecuentemente abandonos de perros semi-cachorros que no se han conseguido vender y de los que se deshacen o a los que abandonan.

Aún más, los PPP no son animales cuya adopción sea fácil: nuestra responsabilidad pasa por encontrar un perfil de dueño muy particular que sepa conducir al perro de una forma adecuada, dispuesto a dedicarle tiempo, educarlo y a hacer las gestiones burocráticas (permiso y seguro) necesarias. Las capacidades físicas del albergue son limitadas y, cuando llegan perros de este tipo, tememos para ellos una larga vida en el albergue lo que no resulta el objetivo de una asociación de protección animal como esta y dificulta la entrada de otros animales. Además, cabe señalar que hasta el traslado a las nuevas instalaciones, las actuales resultan muy deficitarias para garantizar la seguridad de nuestros animales.

Por otra parte, hay personas tremendamente caprichosas que cambian de perro como de chaqueta, abandonando el perro en la calle o directamente en la protectora con cualquier excusa.

Sabemos que es un asunto nada fácil de tratar y que requiere mucho trabajo e implicación, pero está claro que no se puede mirar para otro lado.

Las ordenanzas municipales deben aplicarse a todos, no solo a aquellas personas a las que resulta fácil multar por llevar a su perro suelto, por ejemplo… Queremos poner en evidencia que estos problemas sobre los que hoy llamamos la atención suponen incumplimientos flagrantes que ocasionan verdaderos problemas y que se deben abordar para evitar mayores males en el futuro. Las autoridades y la población en su conjunto deben tomar conciencia de la importancia de abordar el problema del abandono animal desde la raíz.

Comentarios