Javier Fernández consigue su ansiada medalla olímpica, la primera para el patinaje español

Podio Javier Fernández

El patinaje sobre hielo le ha dado a España su segunda medalla olímpica en los Juegos Olímpicos de Invierno de PyeongChang 2018. El patinador madrileño Javier Fernández conseguía en la madrugada de este sábado su ansiada medalla de bronce, que es la primera en unos Juegos para el deporte de hielo español. Por muy poco se le escapó la plata pero, como decía el mismo Javier Fernández tras su gesta, esta medalla le sabe a oro tras la espina que le quedó en los anteriores Juegos olímpicos, quedándose cuarto.

Todo el país celebra la gesta de Javier Fernández, el responsable de que España haya llegado al pódium de un deporte hasta hace unos años muy lejano a los españoles. En Jaca se siente de una forma especial esta medalla y es que muchos vieron crecer a Javi durante su año y medio residiendo en la localidad y entrenando en su pista de hielo. Javier Fernández vuelve cada año a Jaca. Lo hizo el pasado diciembre en los Campeonatos Nacionales y allí habló de su sueño olímpico.

Javi llegaba al Programa Libre segundo en la clasificación tras el Corto y con su "Man of La Mancha" buscaba certificar la medalla que se le escapó en Sochi 2014 y que aún no tenía en su palmarés. Y al saltar al hielo, hacía una rutina preciosa. Se dejaba la piel y toda una carrera de esfuerzo, sacrificio, buenos y malos momentos, dudas y certezas lejos de sus seres queridos se ha podido notar a lo largo del programa. La trayectoria implacable de 'SuperJavi' finalmente ha tenido premio. El español ha sumado 197.66 como nota en el Libre y, sumada a su puntuación en el Corto, ha acabado con 305.24, lo que le ha hecho ser tercero y llevarse el bronce a casa.

El oro y la plata eran para dos japoneses, su compañero de entrenamientos, Yuzuru Hanyu, que ya ganó en Sochi y volvía a hacerlo en PyeongChang con 317.85 en el total. En segunda posición y sólo 2,56 por encima de Javi, el también japonés Shoma Uno, que le arrebató la plata casi en el fotofinish.

La Federación Española de Deportes de Hielo le felicitaba con entusiasmo a través de una nota de prensa enviada a los medios: “Lo ha conseguido. Se podría decir que ha conseguido lo que parecía imposible, pero sería mentir. Cada vez que está sobre una pista de hielo, Javier Fernández hace que parezca fácil ser uno de los patinadores más grandes de mundo y el deportista de hielo más grande de la historia de España. Pero le faltaba algo a su carrera; la medalla olímpica. Hoy, 17 de febrero de 2018, ya se puede afirmar que 'SuperJavi' es medallista olímpico”.

"Me siento muy bien, 'súper bien'; es la primera medalla olímpica en patinaje que tenemos en España y es verdad que no es de oro ni de plata, pero para mí sí que lo es" ha reconocido el campeón español justo después que acabara la competición. "Todo el trabajo que hemos hecho ha servido para conseguir un sueño. Me he quitado un peso de encima, me quité la espina que tenía clavada desde Sochi" ha acabado afirmando Javi. No quería ni podía irse de PyeongChang sin entrar en la historia de los Juegos.

“Es difícil describir todo un cúmulo de emociones cuando se ve a una excelente persona y a un deportista sublime cumplir su sueño. No solo es una medalla para Javi. Es la primera medalla en unos Juegos Olímpicos para un deportista de hielo español y la cuarta para España en toda la historia de unos Juegos de invierno. Solo un grupo selecto de deportistas figura en ese libro de historia y, sin lugar a duda, Javier Fernández merecía formar parte. Nadie le puede quitar ya su brillante carrera ni su medalla olímpica. Muchas veces aparece la pregunta de "¿Qué es la felicidad?" Pues a esa pregunta hay que contestar que la felicidad es estar despierto un sábado a las 05:51 de la madrugada para ver a un patinador histórico convertirse en leyenda.” ¡Muchísimas felicidades Javi!

Comentarios