La historia de Javier Fernández en Jaca, una de las ciudades clave en su carrera

La historia de Javier Fernández en Jaca fue corta pero intensa, lo que le hace poner la ciudad en el “top 5” de las ciudades clave en su carrera. Llegó al Centro Especializado en Tecnificación de Deportes de Invierno siguiendo a su hermana, que despuntaba como patinadora en el año 2005. En Jaca vivió durante un año y medio con su familia, mientras entrenaba en la vieja pista de hielo. Hoy todavía mantiene amistades, explicaba en una de sus últimas visitas a la Jaca, donde también recordaba con cariño la ya derruida pista de hielo y aseguraba que todavía conoce “hasta la última calle de Jaca”, donde tiene un piso con su familia.

De Jaca se fue, explicaba a Radio Jaca, porque su padre, del Ejército, no encontró destino para quedarse.

Ya en su ciudad natal, Madrid, Javier Fernández volvió a Jaca para participar en el Festival Olímpico de la Juventud Europea (FOJE) en febrero de 2007. Durante años su nombre apareció junto a los de Laura Fernández, su hermana, y Yediel Cantón, actual entrenador de patinaje del Club Hielo Jaca, en los pódiums de campeonatos nacionales y europeos.

A partir del FOJE 2007 empezó su progresión deportiva que le llevó a Toronto a trabajar con los mejores entrenadores del mundo como Brian Olsen, también entrenador del reciente campeón olímpico, el japonés Yuzuru Hanyu.

En Jaca también coincidió con el mejor patinador sobre hielo de la historia, el ruso Yevgueni Pliúschenko, con el que tiene una gran amistad desde sus entrenamientos de verano en Jaca. Recientemente, en una entrevista a la Agencia EFE, Pliúschenko mostraba su confianza en las posibilidades de Javier Fernández para entrar en el pódium olímpico. El ruso relataba que conoce al patinador español desde que éste tenía 8 ó 9 años, ya que entrenaban en la misma pista en la ciudad española de Jaca. "Durante diez años iba a entrenar cada verano a Jaca. Cuando era pequeño era un niño torpe y no destacaba especialmente, pero con su trabajo y esfuerzo, mordiendo el hielo, se ha convertido en un gran deportista, grandísimo, bajo mi punto de pista", explicaba. Pliúschenko dijo que conocía a Fernández "muy bien como persona y como deportista", ya que actúan juntos en muchos torneos de exhibición. "Es una fantástica persona. Es mi amigo. Hemos pasado mucho tiempo juntos", comentó.

UN ICONO PARA UN DEPORTE MINORITARIO

Fernández es un icono en los deportes de invierno. Ha conseguido todos sus logros en un país sin tradición en ese deporte y con falta de apoyo en sus comienzos. En su palmarés ostenta ocho campeonatos nacionales, seis europeos y dos mundiales (2015 y 2016). Le faltaba la medalla olímpica que le ha llegado en la que era su última oportunidad de ser medallista olímpico, una justa recompensa para el mejor patinador español de la historia. 

Comentarios