La falta de viviendas de alquiler en Huesca, en el punto de mira de la DGA

La necesidad de inmuebles para alquiler en Huesca capital va a marcar los próximos años en la hoja de ruta de las instituciones aragonesas. La reapertura del cuartel Sancho Ramírez propicia un pronóstico alarmante de viviendas en este tipo de régimen y los precios podrían dispararse, según prevé el sector inmobiliario. La carencia de un mercado de alquiler que cubra la demanda existente en la ciudad es el principal problema.

Los datos son claros al respecto. Los precios del alquiler en la capital oscense están en la tónica general, según muestran los datos de solicitudes de ayuda al alquiler durante el pasado 2017. En total hubo 772 unidades de convivencia que la solicitaron, de las cuales más de 300 eran en Huesca capital. La renta media que se extrajo a partir de estas solicitudes fue de 289 euros.

La consejería de Vertebración Territorial, Movilidad y Vivienda del Gobierno de Aragón estudia posibles vías para resolver el problema. La promoción de nuevos proyectos de construcción destinados a alquiler se descarta, con la excepción del proyecto de alquiler social para el área de la Merced, por lo que una buena opción que se perfila en el departamento es buscar viviendas vacías y que requieren reformas o rehabilitación para su uso.

En Huesca capital además la carencia de alquiler social es preocupante para el departamento. Hay 265 solicitudes de inmuebles con este tipo de régimen y que cumplen los requisitos exigidos para su concesión, por lo que son familias que se encuentran en “una situación de relativa precariedad, no de emergencia”, según define María Teresa Andreu, directora General de Vivienda del Gobierno de Aragón. A lo largo de esta legislatura el Ejecutivo autonómico ha incorporado 34 viviendas de este tipo en el Alto Aragón, de las cuales 23 ya están asignadas y las otras 11 se encuentran en municipios donde no existe demanda.

Comentarios