Comienza la señalización de las rutas protegidas ciclistas

Señales bicicleta ruta bicicletas

Ha comenzado ya la colocación de señales para convertir el recorrido de la marcha de la Seguridad Vial de Huesca, desde la capital oscense hasta Ayerbe y con regreso por Loarre, Bolea, Banastás y Yéqueda, en una ruta “pacificada” para ciclistas, para una mejor convivencia entre deportistas y vehículos.

Se trata de una de las acciones destacadas que busca el nuevo plan de la bicicleta impulsado por la DPH, aunque como explica su responsable, Sergio Pérez, la DGT ya había marcado la ruta entre Huesca y Ayerbe como una ruta ciclista protegida, por lo que ahora, con el apoyo de la Comarca de la Hoya se va a señalizar la parte interior, el camino de regreso.

La DGT ya había calificado el pasado año como rutas ciclistas protegidas los recorridos entre Huesca y Nueno, en la N-330, el de Sabiñánigo y Jaca, de la misma vía, y el ya mencionado entre la capital oscense y Ayerbe en la A-132.

En Huesca capital las rutas más concurridas se centran en el tramo de Huesca hacia Zuera y Ayerbe. Hay recorridos muy habituales como la vuelta a Bolea, el entorno de la Sierra de Guara, vuelta a Ayerbe-Loarre o Ardisa. También los tramos hacia Grañén suelen estar concurridos.

La provincia de Huesca cada vez cuenta con más prácticamente de la bicicleta. Algunas localidades como Sabiñánigo han experimentado un gran aumento que se traduce en innumerables entrenamientos.

Una de las rutas más destacadas son las que van de Sabiñánigo hacia Jaca y Sabiñánigo hacia Biescas, Valle de Tena, Cotefablo, vuelta a Navasa, recorrido de la Treparriscos o Sabiñánigo hacia Fiscal por la nueva carretera de Yebra de Basa.

En otras zonas de la provincia como Barbastro o Monzón también existen trazados con gran práctica ciclista. La ruta de Barbastro hacia la Sierra de Guara, Alquézar o hacia Huesca por la N-240.

Comentarios