El Boletín Oficial del Estado rubrica como Bien de Interés Cultural los ritos de Santa Orosia

El BOE publicaba este 21 de febrero el decreto oficial por el que se declaran las Romerías, Ritos y Tradiciones en torno a Santa Orosia en el Alto Aragón, bien de interés cultural inmaterial. En este territorio se renueva anualmente el culto a Santa Orosia, cuya devoción popular arranca en la Alta Edad Media y ha dado lugar a una serie de manifestaciones del Patrimonio Cultural Inmaterial que, siendo representativas de una región concreta, resultan especialmente singulares en el conjunto del Patrimonio Cultural de la Comunidad. Es por ello que, tras el impulso dado por las comarcas del Alto Gállego y la Jacetania el Gobierno de Aragón dio el visto bueno, el pasado mes de diciembre, a esta declaración BIC. Hoy se hace efectiva con la publicación den el Boletín Oficial del Estado.

La leyenda atribuye al pastor Guillén el hallazgo de las reliquias de la doncella Orosia, cristiana y mártir, en el Puerto que recibiría su advocación. Según la hagiografía, Guillén las repartió entre las localidades de Yebra de Basa en la comarca del Alto Gállego y Jaca en la de la Jacetania. Ambas localidades se erigen en ejes de un fenómeno de religiosidad popular que trasciende ampliamente el Pirineo, pero que encuentra su foco principal en este territorio.

La devoción orosiana se extiende a más de un centenar de localidades del entorno, poblaciones que han participado en los ritos y tradiciones de culto a la Santa. Desde Jaca y sus pueblos la devoción está en diferentes romerías.

En la actualidad, cada 25 de junio existen dos grandes celebraciones, una en Jaca, día central de sus fiestas patronales, en la que se realiza una gran procesión. Y otra en Yebra de Basa, en donde se asciende en romería con la cabeza de la Santa por una espectacular senda hasta la pradera de Santa Orosia, a los pies del monte Oturia, lugar en el que se halla su santuario (donde recibió martirio) a 1.550 metros de altitud, allí se representa el típico dance amenizado con el ancestral salterio y con una Pastorada recitada en lengua aragonesa.

Santa Orosia se convierte en elemento identitario y de cohesión cultural de este entorno natural estrechamente ligado a la cultura pastoril. Asimismo, la cercana confluencia de diversos ramales del Camino de Santiago favoreció la llegada de numerosas influencias europeas que enriquecieron esta manifestación.

Aunque la devoción por Santa Orosia es una constante durante todo el año, con diversas manifestaciones culturales y litúrgicas, las principales tradiciones son renovadas en torno al solsticio de verano, los días 24 y 25 de junio, esta último festividad de Santa Orosia. Además, existen otros hitos temporales dedicados a la Santa como la Romería de las Escoronillas o el Domingo de la Santísima Trinidad.

Comentarios