Rubi no tiene dudas sobre su equipo

El técnico de la SD Huesca no quiere agarrase a las bajas como excusa, y confía en su equipo y los que salgan al campo para conseguir un buen resultado ante el Rayo Vallecano. Es un partido importante y los oscenses acuden con una cómoda ventaja que quieren ampliar o por lo menos mantener en una clasificación de encabezan desde hace 14 jornadas. Los madrileños están en un buen momento y el Huesca intentará recuperarse de la última derrota en Valladolid, donde se perdía, pero haciendo una gran segunda mitad. El equipo estará arropado por la afición y eso, como decía Rubi, tiene que ser un acicate más para los jugadores.

El técnico era claro y señalaba que tiene “máxima confianza al cien por cien” en su equipo añadía que “los 55 puntos que llevamos son gracias a la gente que no ha jugado también, no tengáis ninguna duda”. Con estas palabras quiere dejar claro que, a pesar de las bajas, el Huesca tiene una plantilla de total garantías para afrontar este mal momento de ausencias y el entrenador tiene “un deseo enorme de que nos salga bien, sobre todo por la gente que ha participado menos y que pueda entrar en el equipo”.

La última derrota está olvidada y es que “sabemos que forma parte de esto y lo normal es ir perdiendo algún partido, lo anormal era lo de antes, pero para nada nos ha afectado ni en el día a día ni en el convencimiento de lo que estamos haciendo” y añadía que “hay que desdramatizar bastante, seguir trabajando, y pensar que en Vallecas podemos sacar un buen resultado”.

Sobre el potencial del rival, Rubi apunta que “si queremos jugar en Primera División, tenemos que jugar con jugadores también de Primera División, un reto más, una dificultad más con la tranquilidad que tenemos que no tienen otros equipos que es una clasificación espectacular y un cojín muy bueno” y recuerda que “la ambición no la perdemos”, siendo una de las señas de identidad de este Huesca.

La SD Huesca lleva ocho puntos de renta sobre sus perseguidores, por ello para el entrenador azulgrana, “las consecuencias de perder este partido son más para ellos, siendo que no es grave para ninguno de los dos, ya que esto sigue y los dos estamos bien posicionados”.

El equipo sabe que una victoria significaría dar un golpe más de autoridad y que una derrota obligará a seguir trabajando igual, pero Rubi ve a la plantilla “madura” para competir en esta situación.

Partido entre el primer y segundo clasificado con muchos alicientes y con unos 400 seguidores azulgranas en la grada que darán su apoyo al Huesca que sigue en su camino de pelear por el ascenso a Primera División y que tiene un importante escollo este sábado a las 18 horas en Vallecas.

Este viernes último entrenamiento. No estarán seguro Cucho Hernández, Akapo y Brezancic por lesión, y Pulido y Chimy Ávila por sanción. Vadillo y Kilian pueden volver a la convocatoria, si bien no están al cien por cien, como confirmaba el entrenador.

Comentarios