Voluntad Política

Mariano Marcén

Veintisiete años ha tardado un esquiador español en conseguir una medalla en Juegos Olímpicos (JJ.OO.). Ha sido necesario un triunfo así para que los JJOO de invierno, que se están disputando en Pieonchang (Korea del Sur), aparecieran en los principales informativos de nuestro país. ¡Por fin una medalla para hacer un titular!, y no dejar por erróneos los titulares que los días previos al comienzo de los juegos los periódicos solo destacaban “las opciones de medalla”.

El mismo día Hanna Oeberg (biathleta sueca de 22 años) lloraba de alegría al ganar el oro en biathlon, primer oro femenino para el biathlon de su país. Hanna nació en Kiruna, Laponia sueca, pero vive en Oestersund. Quizá alguien recuerde haber leído u oído el nombre de esta ciudad sueca, situada en el centro-norte de Suecia, ya que fue rival de Jaca en la primera candidatura olímpica (Jaca 98), no lo consiguió ni tampoco las otras dos veces que lo intentó. En 1989 conocí Oestersund, con motivo de unos campeonatos escolares de deportes de invierno, no había estadio de biathlon pero hoy es la sede de la federación sueca de biathlon y es donde residen nueve de los trece componentes del equipo nacional sueco. Organizó unos campeonatos del mundo de biatlón en el 2008 y todos los años organiza una de las primeras carreras de la copa del mundo de biathlon, retrasmitida por televisión a todo el mundo. Como ocurre en gran parte del interior de nuestro país Oestersund está en una provincia periférica y despoblada principalmente agrícola y centro militar; en algún momento se tomó una decisión política y apoyándose en algo de lo que es rica, la nieve, se decidió promocionar la ciudad en base a un deporte. Hubo una voluntad política y una planificación y hoy, más bien hace unos años ya, tienen su fruto. Con razón lloraba Hanna Oeberg, su triunfo era el de muchos.

En Candanchú tenemos un campo de tiro de biathlon desde hace 12 años, se construyó para el FOJE 2007, y no tenemos ni un solo biathleta. Es el único estadio de biathlon al sur de los Alpes, el único de los Pirineos, el único de la península Ibérica. Apenas funciona una semana al año para los campeonatos militares el resto de los días de invierno es muy difícil entrenar por falta de mantenimiento de la línea de tiro y permiso de la estación. Se financió por la DGA, Ibercaja y Consejo Superior de Deportes. Al ser uno de los más altos de Europa podría albergar entrenamientos de verano de equipos de centro y norte de Europa, podríamos tener entrenadores, esquiadores, y sobre todo deportistas. Pero hace falta voluntad política y planificación.

Solo un aragonés en el equipillo olímpico que hemos enviado a Korea, Martí Vigo, del valle de Benasque, esquí de fondo. Solo un aragonés en los anteriores juegos de Sochi, Víctor Lobo, biathlon. Regino Hernández un ceutí que reside en Mijas medalla olímpica en Snowboard (¡enhorabuena!). Aquí parece que el único triunfo que cuenta con respecto al esquí es llenar los hoteles y las carreteras. Ni voluntad política ni planificación deportiva.

Comentarios