'Miguelón', la novela que redescubre a un gran autor barbastrense un siglo después

‘Miguelón’ es una novela de costumbres altoaragonesas que relata la tradición del derecho al mayorazgo en un pueblecito cercano a Barbastro. Se publicó por primera vez hace 115 años, cuando ya cosechó el favor de la crítica, y ahora Taula Ediciones la rescata del olvido para redescubrir y reencontrar a los barbastrenses con su autor, Mariano Turmo Baselga, un escritor “de gran calidad” y que pasó, al menos toda su juventud, en el entorno del Somontano.

Librería Castillón presentaba este sábado en Barbastro ‘Miguelón. Novela de costumbres altoaragonesas’ en el Museo Diocesano de Barbastro-Monzón, en una presentación en la que los editores de Taula Editores, Joaquín Campo y Dionisio Platel, conversaban con la crítica literaria barbastrense, Rita Piedrafita, ante medio centenar de lectores.

La crítica literaria Rita Piedrafita destacaba la “gran calidad de la escritura”, así como la “gran definición de sus descripciones”. “Se nota que vivió en Aragón por un largo tiempo, porque describe las costumbres y los paisajes con una gran nitidez”, explicaba.

Los editores destacan de esta historia que “retrata una época”, y que está muy bien escrita. Además, afirman que cuenta “un relato apasionante, de amor, de intriga”, e invitan a sumergirse en la lectura para viajar en el tiempo y disfrutar con la escritura de este desconocido autor barbastrense, Mariano Turmo Baselga.

La obra

‘Miguelón’ reivindica la figura de un escritor olvidado, Mariano Turmo y Baselga, un aragonés de Barbastro que desde Barcelona difundió la literatura aragonesa con maestría. Demostró conocer muy bien el talante del hombre altoaragonés, su forma de vida, sus gentes y sus costumbres, y lo plasmó en la obra que ahora se presenta.

La vida cotidiana de un pequeño pueblo a orillas del Cinca se ve reflejada en sus páginas con una naturalidad admirable, sin tapujos, y traslada al lector con su relato a esa comunidad de principios del siglo XX con todos sus habitantes, sus inquietudes, sus trabajos, sus amores... ‘Miguelón’ narra los efectos de la costumbre arraigada en el norte de Aragón del derecho de mayorazgo, por el que se transmiten el conjunto de los bienes de una herencia a través de los principios de primogenitura y representación, es decir, la herencia pasa al mayor de los hijos, que ha de transmitirla al mayor de los suyos, y así sucesivamente. Mariano Turmo ganó con esta obra, en diciembre de 1903, el segundo premio en el Concurso de Novelas de Henrich y Compañía, dotado con 2.000 pesetas. El jurado de este premio estaba compuesto, entre otros por Pérez Galdós y Ramiro de Maeztu.

‘Miguelón’ es una gran novela, como ya se constató en su época: “Hay en sus páginas pulcritud, espontaneidad, vigor. La dicción es correcta, el modismo en que abunda por exigencias del relato, apropiado, oportuno y sobrio; hay en todo el libro transparencia. Hay además prodigabilidad de imágenes bellas que endulzan sin causar ni un momento empalago, porque el autor sonda muy hondo, y llega a la emoción pasando como sobre ascuas por los destellos de la frase”.

Mariano Turmo Baselga nació en Barbastro (Huesca), el 12 de diciembre de 1866. Hijo de Alberto Turmo y Cornel (empleado de Hacienda) y de Concha Baselga, fue el menor de dos hermanos. Es incierto el tiempo que vivió en su ciudad natal, pero se sabe el conocimiento que adquirió sobre las costumbres de nuestra tierra aragonesa que luego se vieron reflejados en sus escritos. Estuvo matriculado en la Universidad Central de Madrid y en la de Zaragoza, donde se licenció en Derecho en 1892. Antes de terminar sus estudios ya dirigía el “Diario Mercantil de Zaragoza”. En 1890 tuvo un juicio por supuestas injurias vertidas en el diario contra el Ayuntamiento de Zaragoza. Se casó en 1895 con Doña Pilar Bayona de Arbizu y Sánchez-Salvador. Fruto de este enlace nacieron tres hijos. Está constatado que durante su vida residió en Barbastro, Gerona, Zaragoza, Madrid, Barcelona y Filipinas (justo antes del conflicto inicial).

Comentarios