Todas las obras en Huesca deben recibir un permiso de Aviación Civil por su cercanía al aeropuerto

Las obras de construcción de la nueva nave de Transportes Callizo en Plhus comenzaban hace escasos días. En la actualidad, continúan los trabajos de movimientos de tierra y cimentación. Mientras, los responsables de la empresa se encuentran inmersos en lo que es el trabajo administrativo que supone la realización de la declaración responsable de obras, la licencia y, algo sorprendente, el permiso de aviación civil, debido a la presencia cercana del aeropuerto Huesca-Pirineos.

El director gerente de Transportes Callizo recuerda que esta proximidad condiciona todas las obras que se hagan en Huesca. Un trámite burocrático engorroso, que puede llevar incluso a retrasar una obra. Fernando Callizo considera que sería razonable que se necesitase ese permiso cuando se lleva a cabo una construcción, a partir de una altura determinada, no para todas. Aviación Civil tiene tres meses para conceder el permiso, pero mientras eso ocurre, pueden acumularse retrasos.

El responsable de la empresa quita hierro a este trámite, al tiempo que añade que tal vez habría que "darle una vuelta", para que fuera de otra forma, y no condicionase tanto obras que, evidentemente, no van a tener altura.

Transportes Callizo cuenta con sedes en el Polígono Monzú de Huesca, en Zaragoza y Teruel, y por cercanía con la capital aragonesa también trabaja en Soria. El siguiente paso será el traslado entre septiembre y octubre a la plataforma logística de Huesca, Plhus para continuar con el trabajo que realizan.

La empresa todavía tiene que decidir si, con el traslado, se abandonan definitivamente las instalaciones del Polígono Monzú, o se ubica allí toda la división empresarial que hace referencia a todo el transporte de paquetería procedente del correo electrónico, que es un negocio en auge.

Comentarios