La izquierda aprueba los presupuestos de Aragón

Pleno Cortes de Aragón

Un guion escrito de casi nueve horas de debate. Esto es lo que se ha vivido este miércoles en el pleno de las Cortes de Aragón, en el que la izquierda ha sumado sus votos para aprobar definitivamente los presupuestos de 2018 entre críticas del PP, PAR y Ciudadanos al “rodillo” aplicado y al “intercambio de cromos” entre los socios de izquierda tras sacar adelante hace tres días los de ZEC en el Ayuntamiento de Zaragoza. Como se ha insistido a lo largo de la sesión, estos podrían ser las últimas cuentas que se aprueben en la legislatura.

Los diputados han repetido los mismos argumentos para respaldar y criticar el proyecto económico presentado hace dos meses, que permitirá al Gobierno PSOE-CHA disponer de 5.303 millones para afrontar el gasto no financiero, un 4,9% más. Aunque las partidas sociales aumentan, la inversión sigue en mínimos y ni tan siquiera con la subida del 13% se llega a compensar el tijeretazo del Gobierno de Lambán de 2016, que deja la cuantía en 463,8 millones, muy por debajo de los 512,3 del peor año del Ejecutivo PP-PAR, el de 2015. Según informa Heraldo.es

Por contra, los socialistas han destacado que seis de cada diez euros irán destinados a las políticas sociales, así como los mil millones destinados a este fin por el Ejecutivo de Lambán en tres años. “Esto es ser de izquierdas, mientras el PP y el PAR no han presentado ni una enmienda de servicios sociales”, ha dicho la diputada Pilimar Zamora en el transcurso del debate.

Con el respaldo de sus bases, Podemos e IU han consumado por tercer año consecutivo su apoyo al presupuesto de la DGA a cambio de la aprobación de dos tercios de sus enmiendas, con las que apenas ha movido el destino de 24 millones, un 0,4% de la cuantía global. El respaldo mutuo para aprobar primero las cuentas de Zaragoza y 72 horas después las de Aragón han pesado en el debate, hasta el punto de que la formación morada haya votado a favor de las tarifas del Impuesto sobre la Contaminación de las Aguas (ICA) tras renunciar a la enmienda en la que exigía su moratoria.

La postura de los partidos

El diputado socialista Alfredo Sancho ha obviado los números para defender que los presupuestos estaban “teñidos de rojo ilusionante” con el objetivo de seguir la senda de recuperación de los servicios públicos y las inversiones, además de fomentar el crecimiento económico, las políticas de empleo y la lucha contra la despoblación.

Sancho, como hizo su homólogo en el Ayuntamiento de Zaragoza, Javier Trívez, se ha inventado un índice, el de “rodillez”, para negar que la coalición PSOE-CHA haya aplicado el rodillo con más intensidad de lo que lo hizo la del PP-PAR en la pasada legislatura. Obviando que al PP, PAR y a Ciudadanos solo les han aprobado 6 de sus 964 enmiendas, ha defendido que, en total, se han aceptado casi el 28% de las 1.293 presentadas por todos los grupos.

El portavoz de CHA, Gregorio Briz, no ha tenido reparos en justificar el rechazo en bloque a las propuestas del centroderecha, que ha calificado de “neoliberales”, porque de otro modo habría un gobierno de coalición con ellos. “El presupuesto es la herramienta de un gobierno para ejercer sus políticas”, ha aseverado antes de criticar la “obsesión”de PP, PAR y Ciudadanos por reducir la carga fiscal.

Los socios de investidura de Podemos e IU han obviado los ataques por respaldar las cuentas para devolver lo propio que hicieron PSOE y CHA con las de ZEC en el Ayuntamiento y han vendido el discurso de la responsabilidad.

Tanto Héctor Vicente (Podemos) como Patricia Luquin (IU) han advertido que el de la DGA no es su proyecto económico, pero sus enmiendas han permitido un giro a la izquierda. Vicente ha apuntado que han puesto “semillas” con los 55 millones previos que negociaron en el borrador y los posteriores 17,6 de las enmiendas. Mientras, el líder de la formación morada, Nacho Escartín, ha querido justificar su posición indicando que, a pesar de que no hay acuerdo con el ICA, «está en primera línea política» y espera que el «acuerdo social llegue en las próximas semanas».

El bloque del centroderecha ha sido muy duro en las críticas. Antonio Suárez (PP) ha dicho que los presupuestos “no son aceptables porque solo piensan en la izquierda más radical”, mientras “faltan inversiones” y no se afronta el mayor problema de Aragón, el de la despoblación, pese a que la DGA sigue a la cabeza de la presión fiscal.

La aragonesista Elena Allué ha criticado el “intercambio de cromos” y ha arremetido contra Podemos por “montar un circo” con el ICA e “incendiar” la ciudad para acabar “tragándose el sapo” sin arrancar una mejora. Y tras criticar que solo hayan aceptado 1 de sus 440 enmiendas, ha insistido en que este presupuesto es “secretario”, fruto del Gobierno “más sectario y faltón”, que no solventa los problemas de Aragón pese a disponer de más de millones adicionales.

Por su parte, Javier Martínez (C’s) ha considerado que las cuentas son “el epitafio de una legislatura perdida” porque es “anodino, comodón y continuista”. En sus intervenciones ha tildado a Podemos de “perro del hortelano” por el ICA y sus enmiendas, de “simples anotaciones al margen del presupuesto”.

Comentarios