La Ribagorza recupera la normalidad tras la nevada

Aunque, este jueves, todavía calles, tejados, carreteras, campos y bosques permanecían cubiertos de blanco, en la Ribagorza, la lluvia, que siguió a la nieve, había reducido bastante la nieve que se acumulaba en determinados puntos.

A primera hora era obligatorio el uso de cadenas o de neumáticos de invierno para circular por la N-260 entre Montanuy y Castejón de Sos, la A-2617 entre el cruce de Cerler y Ampriú y A-139 de Benasque al cruce de Cerler.

Además, la A-1605, se cortaba a primera hora de la mañana hasta poder retirar unas árboles que habían caído en el alto de Bonansa, y la A-139 a Llanos del Hospital permanece cerrada.

En cuanto a incidencias en el transporte escolar sólo se suspendía una ruta, la R15, afectando a 10 alumnos, con destino el IES Baltasar Gracián de Graus desde Panillo, y al CP Joaquín Costa desde la Aldea Puy de Cinca y Panillo.

La ruta R1 dejaba sin realizar una de las paradas en la urbanización de Linsoles, puesto que, los alumnos bajaban hasta la parada de la entrada a la urbanización, en la R2 se dejaba de subir a Guayente (1), en la R3 tampoco se ha subido a la parada alta de la Lisoles bajando los alumnos hasta la parada de la entrada, en la R6 no se podía acceder al núcleo de Arasan (2 alumnos), en la R7, sin acceso a San Martin de Veri (1 alumno) y en la R25 sin acceso a Santorens (6 alumnos).

En la R18 el transporte se retrasaba 40’ al encontrar en el acceso a Juseu una enorme placa de hielo/nieve helada. Se saldaba la incidencia sin problemas para los ocupantes.

Cabe recordar que el miércoles se suspendía aunque se hicieron acercamientos a algunas localidades próximas a Graus sin poder realizar las rutas de forma completa.

Comentarios