Villanoir de Villanúa: "Los escritores de género negro sobrevivimos porque estamos constantemente reinventándonos"

Villanoir

VillaNoir, el II Encuentro Pirenaico de Género Negro de Villanúa, ha afrontado este sábado su jornada central, tras inaugurar el viernes el certamen con la proyección de la película “Cara de ángel”. Se han celebrado las tres mesas redondas, en las que los escritores han reflexionado sobre el cómic, la novela urbana y rural y el estado actual de un género que sigue vivo, según han reconocido los autores, “porque estamos constantemente reinventándonos”, ha apuntado Jerónimo Tristante, creador del detective llevado a la televisión Víctor Ros, y uno de los participantes en la mesa “Novela urbana vs rural”.

La jornada central de VillaNoir comenzaba analizando el cómic, tema que se estrenaba en esta segunda edición. Javier Marquina y Cristina Hombrados, miembros de la Asociación de Aragonesa de Autores de Cómic. A lo largo de una hora, ambos expertos han repasado las figuras y los momentos del cómic más importantes, siempre articulado en tres tendencias principales: “La norteamericana, la europea, en la que se enmarcaría la franco-belga y la japonesa, con el Manga”. Según ambos autores, el cómic española está “en una dimensión aparte. Si en Francia, el último número de Astérix y Obélix vendió 3,5 millones de ejemplares, en España, se vendieron del Corto Maltés, 250.000”.

En su charla, Marquina y Hombrados han repasado el surgimiento y la importancia de personajes como Batman, “era un detective, con mucho dinero, que se le fue la cabeza y se disfrazaba de murciélago para combatir el crimen”, la irrupción de los súper héroes como Superman, los Cuatro Fantásticos, Spiderman... Personajes con perfiles más canallescos, como Dick Tracy o el español Torpedo, hasta llegar a la actualidad, en el que han destacado el Premio Nacional de Cómic de 2017, “Lamina”, obra de Rayco Pulido editada por Astiberri. Marquina y Hombrados han destacado que la cave de que un cómic funcione reside en “fundir en un elemento todos los aspectos, todo está inventado, todo existe ya, lo importante es cómo se cuentan las cosas, ahí reside la clave”.

Esa misma tesis ha surgido en la segunda mesa , “Novela negra urbana vs rural”, en la que han participado Jon Arretxe, Estela Chocarro, Rafa Melero y Jerónimo Tristantre. “No hay nada nuevo, todo está creado, pero sí se pueden cambiar cosa que ya existen”, comentaba Tristante. “De echo, los escritores de género negro sobrevivimos porque estamos en constante cambio, de ubicaciones, de personajes... y ahí reside el secreto de que este género siga vivo”.

El tema de la mesa era abordar las diferencias entre novela negra urbana y la rural y cada autor ha dado su parecer, con una buena dosis da de humor. “”En función de lo que quiera contar, se elije entre un entorno urbano o rural; yo trabajo en el urbano, soy un enamorado de Barcelona, trato el tema de las mafias, el crimen organizado y eso se da una una ciudad”, comentaba Rafa Melero que, cabe recordar, es Mosso d'Escuadra. “Yo escribo de un entorno rural porque es lo que yo conozco, lo que he mamado, en donde nací”, apuntaba Estela Chocarro.

“El ambiente es muy distinto en un pueblo, todo el mundo se conoce, todo el mundo te ve, sabe lo que haces, los propios vecinos del pueblo son un personaje y te pueden ayudar a resolver un misterio”, señalaba la escritora Navarra. “Cada ambiente tiene su encanto, nosotros, los escritores, lo que hacemos es llamar la atención del lector con cada uno de esos entornos. En lo urbano es buscar una aguja en un pajar; en lo rural, justo al contrario, los secretos están mucho más escondidos y cuando empiezas a investigar es como si pusieras en marcha un ventilador y saliera todo, sale toda la mierda disparada; es un universo más pequeño, y al ser alterado, comienza a salir todo lo peor de cada uno ”, comentaba Jerónimo Tristante.

Para los cuatro escritores, además, no solo es el ambiente del pueblo lo cambia, también influye la ubicación de un pueblo, la naturaleza que lo rodea, el clima... “Para mi, la principal diferencia es que en un pueblo sale más a flote la condición humana, hay que tener en cuenta que en un pueblo el ambiente es más opresivo, hay muchas personalidades reprimidas, se tiende a la uniformidad y si te vas a salir de la norma, de lo marcado, lo mejor es que te vayas del pueblo; en general se muestran otras facetas de la condición humana, cosas que suceden en el ámbito rural y no en el urbano”, comentaba Chocarro.

Sin embargo, Jon Arretxe, que centra su protagonista Touré en el conflictivo barrio de San Francisco, de Bilbao, considera que el entorno urbano “te pone las cosa más fáciles, en un ambiente rural, no pasa nada, pasan cosas muy de vez en cuando y cuando pasan todos nos las queremos apropiar”. Arretxe comenta que en una ciudad “solo hay que observar, no paran de pasar cosas, no hace falta tener imaginación, yo convierto a esos vecinos en mis personajes, todo viene mucho más rodado”.

Las mesas de VillaNoir 2018 han finalizado con “Por qué lo llaman novela negra cuando quieren decir...”, en la que José Luis Muñoz, Empar Fernández y Marcelo Luján han analizado el estado actual del género y su evolución, teniendo en cuenta que, según muchos escritores y críticos, actualmente los premios y los éxitos de ventas se los llevan obras que no pertenecen al género. En esta mesa estaba prevista la participación de Clara Peñalver, que ha causado baja y ha enviado un vídeo en el que ha explicado que, “atendiendo a la definición estricta del género, yo no escribo novela negra”. La creadora de la detective Ada Levyha explicado que ella da mucha más importancia a los personajes, por ello considera que su obra es “novela de suspense”. “Manejo la tensión de la trama tanto en la vida personal del protagonista como en la investigación policial”.

José Luis Muñoz, por su parte, ha explicado que para él, “lo negro, no es un género, es una forma de mirar la realidad y abordarla”. En esa misma línea se han manifestado Empar Fernández y Marcelo Luján. “Se dice que el género negro lleva implícito la denuncia social, yo no estoy de acuerdo, nosotros contamos una historia y ya será el lector el que saque la denuncia social”, señalaba la primera. “Para mí lo “noir” es una cuestión de mirada, de la postura que se tiene ante la vida”, apuntaba Luján. “Cuando voy a escribir una novela no me planteo en qué genero se enmarca; lo primero es el lector, la historia tiene que estar por encima de todo. La final, la oscuridad está en el origen del hombre, por donde ha pasado el hombre ha dejado algo malo, y esa oscuridad y ese mal es lo que contamos”.

El domingo, VillaNoir se centrará en el público infantil y familiar. Por la mañana, se realizará el juego de cluedo en vivo “Quien mató el capitán Wagner”, realizado por El Club de las Charradas y que el año pasado cosecho un gran éxito agotando todas las plazas. La actividad se realizará en la Buhardilla (Antiguo Ayuntamiento). Debido a esa buena aceptación, este año se han reforzado las actividades infantiles de VillaNoir yhabrá nueva propuesta, el “Cuentacuentos de Los Caralibros, un caso para CaraBogart”. Un espectáculo participativo para todos los públicos, que narra un caso detectivesco basado en el libro "Los Caralibros", escrito por David Jasso y Roberto Malo, encargados de desarrollar la actividad en la Biblioteca de Villanúa. Ambas actividades requieren inscripción previa a través de la biblioteca: bibliotecavillanua@gmail.com

VillaNoir finalizará como empezó, con cine. El domingo, a las 18.30 h. se proyectará "Atraco perfecto", dirigida por Stanley Kubrick, en el año 1956, basada en la novela de Lionel White y con diálogos de Jim Thompson.

Comentarios