La Policía francesa investiga al guía por el alud en el túnel de Bielsa en el que murieron dos esquiadores

alud rescate Gendarmeria Francesa gendarmes

La Policía francesa ha abierto una investigación para esclarecer el grado de responsabilidad del guía de la empresa Guías de Torla, que acompañaba al grupo de cuatro esquiadores cántabros que se vio sorprendido el pasado sábado, 3 de marzo, por una avalancha en la que fallecieron dos de ellos tras ser sepultados por la nieve.

Según informa la Sección de montaña de la Policía francesa en el departamento de Altos Pirineos, los expertos en aludes de Météo France (la agencia estatal de meteorología francesa) realizaban este lunes dos sondeos en zonas cercanas a donde se produjo la avalancha el pasado sábado. Según explican estas mismas fuentes, se han recogido muestras a 2.100 y a 2.400 metros de altitud para averiguar el origen del alud. No obstante, el inicio de la avalancha se produjo a entre 2.500 y 2.600 metros de altitud, pero los equipos especializados no pudieron acceder a ese punto por las condiciones del terreno.

La Sección de montaña de la Policía francesa en el departamento de Altos Pirineos (Compagnie Republicaine de Securité 29), que ha explicado que una vez terminadas las labores de rescate, la Policía interrogaba de oficio a los tres supervivientes, el guía y las dos mujeres, e iniciaba en el acto la investigación para tratar de esclarecer lo ocurrido. Según indicaron, se trata de aclarar si el guía tuvo alguna responsabilidad o no en el suceso y su trágico desenlace.

La Policía francesa siempre actúa de oficio en este tipo de siniestros, más aún cuando provocan la pérdida de vidas humanas, y “todavía más cuando hay un profesional encargado de guiar y garantizar la seguridad de un grupo”. Según indicaron desde la sección de Montaña de la Policía en Altos Pirineos, “el profesional tiene la obligación de garantizar y responsabilizarse de la seguridad del grupo”.

De momento, indican estas mismas fuentes, “es pronto” para saber si la actuación del guía tuvo algo que ver en el desenlace del suceso, y habrá que esperar al menos un mes para conocer los resultados de la investigación. Fuentes policiales no descartan que en los próximos días tengan que volver a llamar a declarar al guía y las dos mujeres supervivientes de la avalancha, y además, se realizarán análisis sobre el terreno para descubrir el origen de la avalancha. En esta etapa inicial, el Juzgado de Tarbes es el encargado de seguir el caso.

El suceso

Dos esquiadores cántabros, Marcos Portolés Ajenjo y David Ballesteros López, fallecían el sábado 3 de marzo tras verse atrapados en una avalancha en los Altos Pirineos, en la zona francesa del túnel de Bielsa- Aragnouet. Los dos formaban parte de un grupo compuesto por otras dos mujeres, también de Cantabria, y un guía de Torla, según confirma la Policía francesa.

El grupo fue alcanzado por una avalancha cuando realizaban esquí de travesía, a unos 800 metros de la boca francesa del túnel de Bielsa- Aragnouet, en el camino que sube a la Forqueta del Puerto y el pico Bataillance. Mientras las dos mujeres y el guía lograron salir y resultaron prácticamente ilesos, los otros dos tuvieron que ser rescatados por los servicios de emergencia franceses.

A pesar de las maniobras de reanimación, uno de los dos esquiadores, David Ballesteros, fallecía en el mismo lugar del accidente, mientras que Marcos Portolés era trasladado a un centro hospitalario de Toulouse, donde horas después perdía la vida. Los dos fallecidos pudieron ser encontrados ya que iban equipados con sistemas de detección.

Según la gendarmería francesa, un equipo de 35 personas, dos perros especializados en el rescate en avalanchas, dos médicos y dos helicópteros participaron en las labores de emergencia.

Comentarios