El Pirineo de Huesca cuenta con varios puntos negros con peligro de aludes

Hay un mapa de riesgos en España, donde se indican las zonas de aludes que afectan a edificios, carreteras y otras infraestructuras. España es el segundo país más montañoso de Europa y a lo largo de la historia se han producido importantes aludes, la mayoría, en el Pirineo. Varios expertos en la materia, han vuelto a explicar que Huesca, cuenta con varios puntos "negros".

Canal Roya-Espelunciecha, Arañones, valle de Ordesa, valle de Pineta, monte de Astún, Balneario de Panticosa…son algunos de los muchos puntos que tiene la provincia de Huesca susceptibles de aludes. El hombre ha querido ganar terrero a la montaña y saca sus escrituras de propiedad llevándose por delante carreteras, edificios, torres eléctricas….

La documentación histórica ha hace referencia a los aludes que han tenido lugar en España, destacando el ocurrido en 1789 en la zona del hospital de Benasque. La historia se repite y el 5 de enero de 1826 volvió a destrozar un alud el Hospital de Benasque con cinco muertos. Se había construido en otra ubicación.

En 1890 un alud en la frontera con Francia en Ansó enterró a dos carabineros que prestaban servicio allí. Uno murió y otro grave.

Más reciente en 1915, un alud de formidables dimensiones en el Balneario de Panticosa, dejó una capa de nueve metros de nieve, sepultando y destrozando casi totalmente los hermosos edificios del matadero y de la casa de la pradera, además de causar graves desperfectos en una de las esquina del gran casino. No había gente en aquellos momentos y se rozó la tragedia

Entre los aludes de los últimos años registrados en la provincia de Huesca, cabe destacar el ocurrido en 1916 en la obras de la estación internacional de Canfranc; en Rioseta en 1947; en el Balneario de Panticosa en 1953, 1960,1970,1975, 1980, 1985 y 1986 ; en 1985 en Candanchú y en 1991 en Benasque-Tuca Paderna, donde una avalancha sesgó la vida de nueve militares que participaban en una expedición.

En 1986 un gran alud se llevó por delante la iglesia de Canfranc-Estación. Afortunadamente tampoco había nadie aquel 2 de febrero.

Ya en años más recientes el 25 de diciembre de 1993 un alud en Astún procedente de la ladera sur del pico escalar e iniciado por debajo de una zona de rastrillos, entró por la parte trasera del hotel Europa y el edificio de apartamentos Sarrios, construido en apoyo sobre la ladera. La nieve entró a la altura del sexto piso y descendió por la caja de la escalera hasta la planta baja causando únicamente daños materiales. Afortunadamente ese día de navidad no había clientes en esa zona del hotel

El 4 de enero 1997, en Astun en esos mismos edificios, se realizó una evacuación preventiva de los edificios ante el riesgo de aludes.

Este tipo de accidentes han ido en aumento desde comienzos del siglo XX, debido, principalmente, al desarrollo turístico y a la práctica, cada vez mayor, de los deportes de montaña.

En 2015 un gran alud llegó al edificio de Respomuso y dejo enterrado de nieve una parte importante con graves destrozos

Habitualmente el riesgo de aludes, cada año, deja cortados los accesos a Francia por Somport, Portalet y Bielsa por riesgos de aludes. Algunas carreteras como los accesos a Llanos del Hospital y Balneario de Panticosa quedan habitualmente cortados.

Comentarios