Los ganaderos de la Alta Ribagorza manifiestan su malestar por la presencia del lobo

Representantes de ADS de ganado bovino y ovino, de asociaciones de ganaderos y de los Ayuntamientos de Laspaúles, Bisaurri, Bonansa, Castejón de Sos, Valle de Bardají y Montanuy se reunían, esta semana, alarmados por la presencia del depredador y molestos por la falta de información de la administración autonómica. Del encuentro salía un manifiesto en el que solicitan al Departamento de Desarrollo Rural y Sostenibilidad que, con la mayor urgencia, se acerque al territorio a explicar a todos los afectados las medidas que tiene intención de tomar el Gobierno de Aragón frente a la presencia del lobo en el territorio. Además solicitan que se tenga en cuenta la voz de los vecinos del territorio que son los que soportamos las amenazas de esta especie.

Manifiesto:

En el último mes nos hemos visto sorprendidos por la noticia en prensa de la presencia de, al menos, un ejemplar de lobo macho en la Ribagorza, concretamente en los municipios de Laspaúles y Bisaurri. La reintroducción del lobo en el Pirineo puede suponer la práctica desaparición de la ganadería extensiva en las zonas de montaña. Un sector que ya de por sí está en horas difíciles y que no sólo garantiza el mantenimiento de la población en nuestros pueblos, además es fundamental para el mantenimiento de la biodiversidad en un ecosistema tan sensible como la montaña.

Puede que en otro tiempo hubiera lobos en nuestros bosques, pero ya hace décadas que no se avistan ejemplares del depredador. El modo de vida actual y los sistemas de manejo del ganado son incompatibles con la presencia de este animal en nuestro territorio. Los ganaderos y ganaderas nos sentimos engañados por la administración, hace más de seis meses que este lobo fue avistado por las cámaras de fototrampeo que hacen el seguimiento del oso, y a día de hoy nadie se ha dirigido a nosotros para informarnos del asunto.

Las personas que trabajamos en el medio natural y nuestro ganado somos los que vamos a sufrir las consecuencias de los ataques del depredador, pensamos que nuestra voz se debe oír y nuestras opiniones deben ser tenidas en cuenta a la hora de plantear reintroducciones de especies peligrosas.

Creemos que después de la mala gestión de la reintroducción del oso, que tantos problemas está generando y que con tanto oscurantismo se está ejecutando, la administración ambiental no puede permitirse volver a caer en los mismos errores, porque con ello nos jugamos la supervivencia de las explotaciones ganaderas y la vida de estos pequeños pueblos afectados por la despoblación.

El pasado mes de febrero tuvo lugar una reunión en la localidad de Castejón de Sos en la que se informó por sorpresa de la presencia del lobo, a la que se convocó a los representantes de los Ayuntamientos de Laspaúles y Bisarurri y a los veterinarios de las ADS de ovino, con miembros del departamento de medio ambiente de la DGA. A dicha reunión, en contra de lo aparecido en prensa, no se convocó a ninguna ADS de bovino ni asociación de ganaderos, por lo que todo el colectivo de ganaderos (ovino, bovino, caprino y equino) y el resto de ayuntamientos de la zona nos sentimos desinformados e ignorados en este asunto de vital importancia para el territorio de montaña.

Como ganaderos y con una larga experiencia en el sector, creemos incompatible la presencia del lobo con el día a día de nuestras explotaciones, por lo cual no queremos ninguna subvención al respecto y solicitamos la retirada de esta especie de nuestro territorio. Se está jugando con la supervivencia de las explotaciones ganaderas, siendo la única actividad en muchos de los pueblos del Pirineo, y más concretamente en esta zona. Es decir, estamos propiciando la despoblación que tanto se dice que se quiere combatir.

No entendemos que beneficios puede tener la defensa de una especie tan agresiva, tampoco nadie ha tratado de explicárnoslos. Lo que sí sabemos es que la presencia del lobo va a provocar una reducción importante de la ganadería extensiva y con ello nuestros pueblos van a seguir despoblándose, nuestro medio ambiente se va a seguir degradando con una progresiva pérdida de biodiversidad y el riesgo de grandes incendios forestales va a seguir aumentando, la actividad turística se va a ver mermada, y por no decir hasta la misma seguridad de los habitantes de la zona y visitantes.

Comentarios