Se cumplen 27 años de la muerte de 9 militares en la Tuca de Paderna

Un 11 de marzo de 1991, nueve militares perdieron la vida en un alud en la Tuca de Paderna, en el valle de Benasque. Y este sábado, como cada año, en torno a esa fecha, unos 200 militares volverán a reunirse para recordar a los compañeros que fallecieron en ese fatídico día. En esta ocasión, quien organiza el homenaje es el Regimiento de Cazadores de Montaña Galicia 64 y participarán supervivientes de ese accidente y miembros de las distintas unidades de montaña procedentes de otros puntos de la geografía nacional.

El homenaje consistirá en una travesía hasta donde se encuentra el monolito que recuerda a los fallecidos. Javier Velasco, brigada responsable del refugio militar de Cerler, explicaba que, lo que se suele hacer, para que todo el mundo pueda participar, son tres columnas de marcha, una de raquetas de nieve y dos de esquís y se establece un punto intermedio, que, este año, será el Forau de Aigualluts, donde se celebrará un responso. Los más preparados técnicamente llegarán al monolito y, si la climatología lo permite, el ascenso al pico.

La jornada finalizará, como es habitual, con una comida de hermandad en el refugio-cuartel de Cerler.

El 11 de marzo de 1991, once militares pertenecientes a la compañía de escaladores y esquiadores del Regimiento Valladolid 65, con sede en Barbastro, a la que se habían agregado para los ejercicios dos secciones del Batallón de Ingenieros 42 y de Artillería de Campaña de Huesca, se encontraban haciendo maniobras de alta montaña, a unos 2.900 metros de altitud, en la Tuca de Paderna, cuando, sobre las 11 de la mañana, un alud los arrollaba. En el accidente, perdían la vida nueve de los once militares, un teniente, dos cabos y seis soldados.

Comentarios