Histórica movilización por la igualdad en Huesca

Manifestación ocho de marzo Huesca

Miles de personas, mujeres y hombres, recorrían este jueves las calles de Huesca para secundar la convocatoria de huelga en el Día Internacional de la Mujer. La igualdad efectiva, la equiparación salarial y el rechazo frontal a la violencia de género y a las agresiones sexuales lograban trasladar a las calles unas multitudinarias protestas en este 8-M histórico. Según la organización, solo en Huesca capital eran unas 6.500 personas las que secundaron la convocatoria, una cifra que la Policía estimaba, por su parte, en 3.500.

Huesca vivía la reivindicación más masiva, pero la fuerza de la demanda de las mujeres –a la que se sumaron numerosos hombres- se hacía sentir de forma sonora en la mayor parte de las cabeceras de comarca del Alto Aragón.

Frente a un seguimiento desigual de la protesta en el ámbito laboral, las calles eran un clamor desde primera hora de la mañana en concentraciones en distintos puntos de la provincia.

Tanto la Asamblea Feminista de Huesca –organizadora de la protesta- como los principales sindicatos que la apoyaban consideran que esta concentración deja marcado en el calendario una fecha histórica, ya que nunca se había dado tal respuesta social para estas reivindicaciones en la provincia. Por ese motivo consideran que este día debe marcar un antes y un después determinante en la lucha por la igualdad. Así lo ponían de manifiesto la secretaria provincial de Comisiones Obreras, Conchita Jiménez, y la secretaria provincial de UGT, Rosa Serrano.

En Huesca, los principales actos consistían en una cadena humana hasta la plaza de Navarra, con fuerte presencia estudiantil, y otros actos de protesta en el Perpetuo Socorro y en el Congreso de Periodismo Digital, que comenzaba precisamente en esta jornada en Huesca. Pero lo más contundente se haría esperar. Desde las siete de la tarde y hasta pasadas las nueve de la noche, el centro de la capital fue una marea morada entre mensajes por un cambio social que reconozca a la mujer su crucial papel en todos los ámbitos.

Las participantes en la principal concentración de la provincia subrayaban con sus voces la lectura del manifiesto en plenos Porches de Galicia, donde evidenciaban la unión de todos los sectores y de todas las edades por el compromiso de situar a la mujer en el lugar que se merece.

Los mensajes que recogía el documento que leía la organización eran muy claros y directos: “Ninguna mujer es ilegal”, en referencia a que el racismo y la exclusión “dejen de asfixiar la vida de tantas personas que lo sufren en todo el mundo”, por lo que añadían “¡somos mujeres libres en territorios libres!”. Denunciaban asimismo los recortes presupuestarios en los sectores que más afectan a las mujeres y reclamaban “la plena igualdad de derechos y condiciones de vida” y con gritos especialmente sonoros arremetían contra la justicia patriarcal que “tradicionalmente” aseguraban haber sufrido.

“Si nosotras paramos, se para el mundo”, “Ni una menos” o “ser princesa, de nadie; quiero ser yo misma”, eran algunas de las proclamas que entonaban las participantes para denunciar los abusos que sufre la mujer. La respuesta era mucho mayor de la esperada. La organización contabilizaba más de cinco mil personas que recorrían las principales calles del centro histórico y otras mil que se mantuvieron las dos horas de la protesta en la plaza de Navarra. Hay que sumar también otras convocatorias como ‘bicipiquetes’ y mesas informativas en distintos puntos de la ciudad, en diversos centros de trabajo y en las principales instituciones públicas a lo largo de la jornada.

Comentarios