Javier Aranda puso en pie a un público emocionado en Liesa

Javier Aranda

El local social de la pequeña localidad de Liesa se abarrotó en la tarde sábado para ver el nuevo y premiado espectáculo de Javier Aranda. Vida es la última creación de este actor y manipulador aragonés que, en los últimos años, ha encadenado una exitosa serie de obras de “títeres de mesa” en las que combina con maestría técnica, sensibilidad, reflexión y humor. Reconocido recientemente en las ferias de teatro de Huesca y Gijón, eran muchos los que estaban expectantes para acudir a esta propuesta de Cosecha de invierno.

Javier Aranda cuenta con un número creciente de seguidores, siendo la Hoya de Huesca uno de los territorios donde se concentra uno de los grupos admiradores del lenguaje escénico de este titiritero capaz de insuflar vida a objetos cotidianos hasta lograr que el público empatice con la historia que narran, sin palabras, las piezas salidas de una canastilla de costura.

Hasta ciento treinta personas se dieron cita en la lluviosa tarde de ayer en Liesa, la localidad demográficamente más pequeña de cuantas visita la presente edición de Cosecha de invierno. La obra de reducido formato de Javier Aranda se adapta perfectamente a espacios reducidos, ya que la propia Vida necesita la cercanía del espectador. Una mesa es el escenario donde debe concentrarse toda la atención para narrar una historia llena de sensibilidad, ternura y humor dulce, pero que no está exenta de profundidad y reflexiones trascendentales.

Vida permite varios niveles de lectura, por lo que tiene el don de atraer a públicos muy diferentes. Los niños presentes quedaron atrapados y los más mayores se entusiasmaron con una velada cultural entrañable que puso en pie a toda la sala para dedicarle a Javier Aranda la ovación más prolongada de la presente edición de Cosecha de invierno. Los más pequeños incluso se subieron al escenario a la finalización para que el manipulador pudiera desvelarles la magia de estos singulares títeres.

Los vecinos de la localidad de Liesa se entregaron en la colaboración con la organización, asistieron masivamente al espectáculo junto a nutridos grupos provenientes de Huesca, Almudévar, Ayerbe o Siétamo, y agasajaron a los asistentes, en colaboración con el Ayuntamiento de Siétamo, con una muestra de hospitalidad—que ya empieza a ser marca de Cosecha—consistente en una merienda con chocolate y torta.

Comentarios