Picontó, una apuesta por el comercio en el Casco Antiguo

Todo comenzó en 1980 cuando un ebanista montó en el Casco Antiguo de la capital oscense un pequeño taller de carpintería. Tan solo dos años después se se posiciona entre los primeros en realizar muebles a medida y, a partir de ahí, se inicia una evolución hasta llegar a un estudio de interiorismo y decoración con una atención muy personalizada.

Picontó, interiorismo y decoración. Ese el nombre del establecimiento situado en la calle Azara, una zona que Teresa Picontó todavía recuerda cuando los vecinos se guiaban por la luz de su escaparate “porque en esos momentos la iluminación de la calle escaseaba”.

A pesar de sus duros comienzos, “siempre hemos querido estar en esa zona, hicimos una fuerte apuesta de continuar por el gran cariño que le tenemos al barrio y ahora es una zona preciosa”, señala Teresa Picontó, una de las socias.

La tienda en sus comienzos se dedicaba a la venta de muebles clásicos y “cuando mi hermano y yo tomamos el relevo dimos un cambio muy drástico”, afirma Picontó. Precisamente, ella estudió diseño de interiores y llegó a Huesca en 1996 repleta de nuevas ideas. Por ello, comenzaron a vender muebles modernos, de diseño, y se enfocaron también a hacer proyectos de interiorismo y decoración.

A día de hoy, están trabajando 13 personas y aunque su ámbito de actuación es la provincia de Huesca también trabajan para el resto de España.

Además de cuidar al máximo sus proyectos y a sus clientes, también hacen lo mismo con los empleados. Se implican en la conciliación de la vida personal y laboral, por lo que intentan que todos tengan un horario compatible, haciendo jornadas continuas con horarios laborales “más europeos”.

Comentarios