La Plataforma pide a las Cortes que rechacen los proyectos de interconexión eléctrica

La Plataforma Unitaria contra la Autopista Eléctrica/Red de Apoyo Mutuo en Respuesta a los Megaproyectos Energéticos  intervenía, este martes, en la sesión de la Comisión de Comparecencias de las Cortes donde exponían los motivos por los que rechazan varios proyectos de interconexión energética por los Pirineos. Pedían a las Cortes el rechazo alas interconexiones eléctricas y el desarrollo de un nuevo modelo energético para Aragón.

Abría esta cita parlamentaria, Francisco Muñoz que comenzaba su intervención señalando que las líneas de muy alta tensión son macro proyectos inútiles, caros, impuestos e innecesarios. Existen, decía, 11 líneas de interconexión y recordaba que está en marcha la construcción de otra línea submarina. Se refería también a la línea Marsillon-Sabiñánigo.

Rebatía el argumento de que, estas líneas, mejorarían la exportación, señalando que sólo ha supuesto el 3%, y, ponía en duda el ahorro de costes, puesto que, señalaba que la importación de energía nuclear desde Francia han aumentado un 150% y los precios un 40%.

Feli Benítez, miembro de la Plataforma, indicaba que el trazado de una autopista eléctrica es una cicatriz sobre el territorio que atraviesa, que afecta a la salud, devalúa las propiedades e incluso sufre el turismo rural.

Carlos González concluía la comparecencia solicitando el rechazo de las Cortes a los proyectos de interconexión eléctrica, autopista eléctrica y repotenciación de líneas y exigía el desarrollo de un nuevo modelo energético a favor de las personas y los pueblos.

En la ronda de grupos, Fernando Galve, del PP, ponía el acento en la necesidad de buscar un equilibrio entre el desarrollo y el medio ambiente, ya que, decía la demanda eléctrica va a seguir ampliándose. Añadía que el desarrollo de las conexiones con Francia es necesario y, manifestaba que cada euro de inversión va a generar ocho de ahorro para los españoles.

El socialista Enrique Pueyo compartía las demandas de eliminar la energía nuclear, almacenar la energía renovable o favorecer el autoconsumo. Subrayaba que en 2017 el Gobierno de Aragón declaró sesenta proyectos de interés autonómico con 2,7 gigawatios, además de diez nuevos parques eólicos en 2018.

Por parte de Podemos, su diputado Román Sierra se refería al diseño del mercado eléctrico como principal problema y se preguntaba para qué sirven estos proyectos porque añadía que cuando estén listas las conexiones puede que, las renovables y los sistemas de almacenamiento las hagan innecesarias.

Lucía Guillén del PAR indicaba que si se desarrolla el proyecto su partido defenderá el mínimo impacto ambiental y las mayores compensaciones del territorio.

Desde Ciudadanos, Jesús Sansó exponía que entre los objetivos de la Unión Europea está reducir el efecto invernadero y aumentar la eficiencia enérgica. Insistía en que ésta debe mejorarse.

Por parte del Grupo Mixto-CHA, Carmen Martínez, recordado que siempre han manifestado su rechazo frontal a las macro-autopistas eléctricas y un nuevo modelo energético.

Comentarios