Cambiar Sabiñánigo apuesta por los huertos ecológicos en terrenos municipales y el compostaje comarcal

En el salón de sesiones del Ayuntamiento el grupo municipal Cambiar Sabiñánigo ha informado en una rueda de prensa de la presentación para el próximo pleno de una moción con el objetivo de que se elabore y desarrolle un proyecto de huertos ecológicos como herramienta para la integración social, la formación agroecológica y el autoconsumo, ha destacado el concejal de esta coalición Javier Sadornil.

Igualmente ha recordado que el Ayuntamiento dispone de terreno municipal suficiente para acometer esta iniciativa, como el situado en la parte posterior del espacio de Pirenariun, limitado por la Avenida de Yebra de Basa, a lo que se unen varias hectáreas de terreno rústico que posee en el núcleol de Senegüé

En el encuentro con los medios de comunicación el diputado provincial de Cambiar, Luis Arduña ha destacado que en la provincia donde se cuenta con un mayor número de estos huertos son en Binéfar en un total de 45, seguido de la capital oscense a parte de las acciones que se realizan por centro educativos en diversos localidades del Alto Aragón.

El concejal de este grupo municipal Jesús García, ha señalado que “ es una oportunidad para recuperar las agricultura tradicional. Ya que en este caso se puede plantear para un autoconsumo o en su caso para una comercialización donde entraría en conseguir un certificado de producto ecológico.”

Igualmente ha defendido que “ si existen los productos de proximidad también está el gestionar los residuos y en este caso también está el compostaje que en estos momentos se realiza de manera piloto desde la Comarca, pero en un futuro se debería realizar en una gestión comarcal y no provincial o regional.”

El proyecto de este tipo de huertos tradicionales daría formación en agricultura agroecológica a los y las participantes, proporcionaría alternativas de autoempleo, facilitaría apoyo económico mediante el autoconsumo, favorecería la relación intergeneracional con la recuperación de saberes tradicionales por parte de los mayores y la transmisión de sus conocimientos a los jóvenes, dotaría de uso a un patrimonio público totalmente infrautilizado, promovería el consumo de productos ecológicos a bajo coste e impulsaría el desarrollo sostenible.

Comentarios